5 razones por las que Wanda Maximoff merecía una serie como ‘Bruja Escarlata y Visión’

Si por algo se caracteriza la carrera de un superhéroe es por el drama y la tragedia. Es lugar común que pierdan a uno o ambos padres (el tío Ben también vale), que sus poderes sean fruto de experimentos fallidos o accidentes y que tengan que renunciar al amor por miedo a que el villano de turno la tome con su pareja. Una vida plagada de piedras y espinas en la que Wanda Maximoff (Elisabeth Olsen), a la que le ha pasado de todo el Universo Cinematográfico de Marvel, es toda una superviviente.

Ahora, desde Marvel Studios y Disney+ le han dado, junto a Visión (Paul Bettany), una oportunidad no solo de ocupar el puesto de protagonista que se merece un personaje tan potente y con tantas posibilidades como el suyo, sino de hacerle justicia a una superheroína con un recorrido vital especialmente traumático y doloroso. Y eso solo en las películas, que lo de los cómics ya es regodearse en su sufrimiento por exceso. Para fans y no fans, aquí van cinco razones por las que Wanda se merecía una serie como Bruja Escarlata y Visión:

Dos misiles cayeron sobre el piso de Sokovia en el que vivía con su familia mientras cenaban. Uno mató a su padre y a su madre. El otro les tuvo a ella y a su hermano Pietro atrapados durante dos días viendo el artefacto con el nombre Stark impreso sin saber si acabaría con ellos también o no. Los hermanos, gemelos, solo tenían diez años.

Mucho tiempo después de aquel trauma infantil que ríete tú de los dramas de Charles Dickens, durante una batalla junto a Los Vengadores (a los que previamente habían combatido creyéndoles enemigos), Pietro (Aaron Taylor-Johnson) paró con su cuerpo los proyectiles lanzados por Ultrón a Ojo de Halcón (Jeremy Renner) muriendo allí mismo. Todo eso ocurrió en la misma película. Unas entregas más tarde, y cuando parecía que rozaba algo parecido a la felicidad, llegó Thanos con su obsesión por las gemas y provocó la muerte de su gran amor y ahora compañero de serie: Visión.

Decir que es la integrante de Los Vengadores más poderosa igual es exagerar (o puede que no). Si se repasan los poderes de cada uno de los componentes del grupo, ¿quién tiene más habilidades que ella? Bruja Escarlata puede leer la mente, teletransportarse, manipular la energía, mover objetos, lanzar rayos de energía rojos, hacer retroceder el estado de un pollo quemado al de huevo, manipular las probabilidades, volar e infinidad de cosas más.

Primero fue Hydra, que reclutó a los hermanos Maximoff junto a otros habitantes de su ciudad convenciéndoles de que la culpa de todos sus males era de Tony Stark (Robert Downey Jr.) y los suyos. Fueron parte de la organización y en su paso por ella consiguieron sus poderes, básicamente porque les usaron como conejillos de indias. Recordemos que en esta línea temporal, universo o como quiera llamársele, Magneto no ha hecho acto de presencia para reclamar prueba de paternidad alguna. Resumiendo, del ‘laboratorio’ salieron con velocidad para Pietro y poderes mentales para ella.

Acabaron por huir de Hydra, pero volvieron a caer en redes maléficas. Esta vez, las de Ultron. Usó a ambos hermanos para sus propios fines hasta que Wanda descubrió lo que en realidad tramaba. Tarde. Sus decisiones acabaron desencadenando los hechos que provocaron la muerte de Pietro contada más arriba.

(Fuente: Marvel)

Wanda es la viva imagen del drama. Ha tenido que cargar con la muerte de sus padres, de su hermano, con la de decenas de civiles que murieron por un fallo en el uso de sus poderes y la desconfianza de su entorno. Encima, cuando se produjo la guerra en el seno de Los Vengadores la metieron en el equipo de Steve Rogers (Chris Evans) cuando todo el mundo sabe que el divertido era el otro, el de Tony Stark y su nuevo y amigable amigo Spiderman (Tom Holland).

Solo alcanzó algo parecido a la felicidad tras su acercamiento y vida en pareja con Visión. Y aquello acabó como acabó. Aunque igual aquel no fue su verdadero final. O eso propone Bruja Escarlata y Visión. En esta serie sí que sonríe, ríe y parece feliz, pese a sus sospechas de que algo no va bien. Por fin, aunque todo sea fruto de a saber qué plan, Wanda disfruta de la vida. Lo mejor es que tanto ella como los espectadores lo aprovechen mientras dure.

Bruja Escarlata se merecía ser cabeza de cartel. Ella y el universo entero, porque el mundo de los superhéroes y héroes enmascarados anda escaso de superheroínas con su propia serie o película. El género, y las nuevas generaciones, necesitan nuevas historias y personajes con los que identificarse, empatizar y a los que adorar. Cada vez hay más, y ahí están Supergirl, Jessica Jones, Batwoman y Star Girl, pero ellos siguen siendo mayoría.

‘Bruja Escarlata y Visión’ se emite los viernes en Disney+.