Antidisturbios y la elasticidad del (anti)heroísmo