Buendía Estudios, ¿un mastodonte sin rival?

Todavía se sabe poco de Buendía Estudios, la joint venture de Movistar+ y Atresmedia para la producción de series originales y otros contenidos en español para sí mismos y para terceros. Sabemos que será Ignacio Corrales (hasta ahora Director general de Atresmedia Studios) quien asuma su dirección e intuimos que el nombre es una declaración de intenciones (Buendía es la familia de Cien años de soledad, una de las novelas en castellano más vendidas, y Estudios se presenta en nuestro idioma, desmarcándose de la ese líquida anglosajona). Y sabemos, claro está, que pretende ser una empresa enorme que acapare el mercado.

Desconocemos, por ejemplo, quiénes serán las cabezas del proyecto, aparte de Corrales, y cómo se integrará la nueva empresa en las estrategias generales de las participantes. ¿Qué posición ocuparán aquí Sonia Martínez y Domingo Corral, almae matres de la ficción de Antena 3 y Movistar+? ¿Significa la irrupción de Buendía Estudios que todos los movimientos de estas cadenas pasarán siempre por aquí o veremos tres proyectos diferentes que se darán la mano en ciertos puntos pero no siempre? Y, sobre todo, ¿conseguirán su objetivo de extender sus raíces mucho más allá de sus propias ventanas?

Mientras estas respuestas van llegando, vemos que los movimientos previos a Buendía Estudios han sido ambiciosos. Por ejemplo, desde el lado de Movistar+, La Fortuna de Alejandro Amenábar será una coproducción con AMC Studios, que sigue la estela de Dime quién soy, que ha sido producida en colaboración con Telemundo; y Atresmedia Studios, por su parte, ha conseguido la confianza de Amazon con proyectos como El internado: Las cumbres o La templanza, ha vendido varias marcas a Netflix e incluso ha llegado a HBO Max con los derechos de Veneno. Son muestras de dimensión o, como dirían los yanquis, de que “sky is the limit”.

Gracias a fenómenos recientes como La casa de papel o Élite, que beben de lo que construyeron antes otras como Un paso adelante o El tiempo entre costuras, el mercado global de la televisión ha captado un mensaje: las series españolas son un filón a explotar. Se conjuga en nuestra ficción un estándar de calidad que ya roza, y a veces supera, el de la estadounidense y la británica, pero con unos costes menores y un marco de rodaje difícilmente comparable. Hemos conseguido, por así decirlo, separarnos del pelotón de Europa, Asia y América Latina y nos acercamos con tesón al podio (disculpen si el símil ciclista no está muy conseguido, que yo soy más de drama que de deporte). Y ahí es donde quiere entrar Buendía Estudios.

Si pensamos en los 477 millones de hispanohablantes como la audiencia potencial, entenderemos las pretensiones del proyecto. Y si miramos a la experiencia de las dos compañías que se unen, sabremos que pocos se pueden medir frente a este nuevo gran titán. Si bien a Movistar+ todavía se le resiste encontrar marcas mainstream duraderas que atrapen a los espectadores durante muchas temporadas (sus ficciones han sido casi todas de única temporada y las más longevas han aguantado cuatro), no cabe duda de que su televisión se ha convertido en referente de prestigio y calidad casi desde su comienzo y de que ha empujado a los demás a subir el nivel. Antena 3, por su parte, ha tenido dificultades en las últimas temporadas por asentar ficciones en abierto (y sí, seguimos culpando en buena parte al horario), pero ha creado títulos que han resonado mucho más lejos de esa ventana.

Llegamos así a la pregunta del título, ¿estamos ante un mastodonte sin rival? Por supuesto, es pronto para afirmar tal cosa porque todavía no han empezado a operar oficialmente, pero entre sus competidores no vemos a nadie de semejante tamaño. Es cierto que la productora Mediapro Studios aspira a ser enorme e internacional y que Netflix o Amazon van a ir ganando volumen en nuestro país, pero sus estrategias no tienen que ser necesariamente opuestas a las de Buendía Estudios; en algunos casos irán de la mano. Y, por otro lado, Televisión Española sigue apostando firmemente por la ficción nacional (es la que más noches le dedica), pero sus objetivos son más modestos, mientras que Telecinco sigue entrando y saliendo en esto de las series como el Guadiana. Eso hasta que Vasile decida lo contrario, claro.