Cómo crear un monstruo y hacer que guste: el razonamiento detrás de ‘HIT’

No se puede dudar que, además de la recuperación del género teen para la televisión pública y la doble ofensiva a las conciencias que completa el debate posterior a la emisión de cada episodio, la gran baza de HIT es su protagonista. El encargado de dar vida al maestro problemático que centra la última serie de TVE, ya casi en el ecuador de su temporada, es el actor Daniel Grao (Perdida, Gigantes), pero detrás de ese torrente de carisma no está únicamente su pericia, sino también un reseñable trabajo de documentación y el seso de un guionista decidido a crear un monstruo y hacer que guste.

Joaquín Oristrell, esforzado maquinista de la etapa más reciente de Cuéntame cómo pasó y creador de la serie, buscaba un tío “controvertido”, que “no fuera perfecto” y “montara follón”. Su HIT (Hugo Ibarra Toledo, un chamán de la enseñanza que se hace llamar por sus iniciales) reúne todo eso. “Queríamos un personaje que tuviera el derecho de hacer una serie de cosas que no están permitidas”, declara. “Tú no te puedes meter en las redes sociales de un chaval siendo profesor, por ejemplo. Eso es de juzgado de guardia. Pero él se salta los esquemas y tira para adelante”. Niega rotundamente que su protagonista esté diseñado para desagradar: “Tiene un punto sobrado, pero si hubiéramos querido que no gustara, habríamos puesto a un actor feo. Es un personaje con el que acabas empatizando aunque no estés al 100% de acuerdo con él”.

Grao lleva varias semanas cabalgando divinamente sobre esa montura incómoda. “Creo que HIT tiene una relación de amor-odio con el espectador”, imagina el intérprete. “Es alguien que sabe de lo que habla y dice verdades como puños, pero al mismo tiempo tiene una soberbia un poquito castigadora”. Grao nos garantiza que, a medida que avancen los episodios (anoche se emitió el cuarto en La 1), “él va a ir haciendo su viaje en paralelo. Cuando proponga ciertos trabajos a los chavales que tengan que ver con esos temas, el perdón, la ira, pasar página…, él los va a hacer también”. Oristrell aclaró al actor sabadellense los intríngulis del papel con un ejemplo más que ilustrativo: “HIT es a un instituto lo que House a un hospital”. Alguien que no cae bien ni quiere hacerlo, pero que funciona.

Las ampollas que pueda levantar el docente con sus recetas sin paliativos (“buscábamos hacer espectáculo de la palabra”, confiesa Oristrell) tienen algo de exhibicionismo, pero también una base real. Tanto la verosimilitud de su figura como los problemas que aborda se estudiaron con cautela: “Miramos si era factible que un personaje como HIT trabajara en un colegio”, asegura Oristrell. “En uno público era imposible porque hay demasiado control, tenía que ser un concertado con muchos problemas. También fuimos a hablar con la fundación ANAR [que ofrece atención psicológica y jurídica por teléfono a menores en situación de riesgo], con algunas AMPA, tuvimos a un Defensor del Profesor como asesor…”

Los referentes del HIT que conocemos son amplios, desde conferencias de Bill Gates a charlas TED ofrecidas por profesores españoles, aunque el reflejo más interesante en el espíritu del protagonista es el de su propio creador: “Hay muchas cosas que dice HIT que me gustaría decir yo en público. Dar voz a cosas que tienes dentro para mí era algo interesante”. Grao, por su parte, ha hecho suyo también el asunto de los parecidos y revela que, casi inconscientemente, “aparecía como referencia un HIT que yo tuve en la adolescencia. Un profesor muy macarra, a contracorriente, que a muchos alumnos les caía fatal y a mí me apasionaba. Es amigo mío todavía y tiene un grupo de teatro en el instituto. Fue mi primer contacto con la que hoy es mi profesión”.

‘HIT’ se emite los lunes a las 22:10h. en La 1.