Con ‘El joven Wallander’, Netflix apuesta por el nordic noir clásico

En el género policiaco europeo, los autores suecos destacaban por su compromiso social. Para ellos, el noir era una herramienta para exponer el lado oscuro del célebre estado del bienestar de su país. Stieg Larsson, por ejemplo, denunciaba lo extendida que estaba la extrema derecha. Per Wahlöö y Maj Sjöwall iniciaron esa denuncia socia a través de los casos de su detective Martin Beck en los 60 y los 70, y su alumno más aventajado fue Henning Mankell, que crearía a su vez al inspector de policía Kurt Wallander.

Este detective de Ystad protagonizó once novelas durante los años 90, principalmente, y en Suecia ha sido llevado al cine y la televisión en varias ocasiones, ya en los años 2000. Siempre hay hueco para otra más, esta vez fijándose en cómo habría reaccionado un Wallander veinteañeros, empezando su carrera policial, en la Suecia de la actualidad. Así es como nace El joven Wallander, serie que Netflix estrena mañana.

Creada por Ben Harris (guionista de la serie de Sky, Devils, y de algunos episodios de Marcella), consta de seis episodios en los que es Adam Pålsson quien asume la interpretación del personaje, que debe afrontar su primer caso importante. La investigación le llevará, además, a tener que vivir experiencias que lo marcarán persona y profesionalmente. Sobre todo porque vive en un barrio donde la policía no está bien vista, y en el que se produce un espectacular asesinato.

Los nordic noir que más éxito han tenido fuera de Escandinavia han tenido, en parte, un notable componente social. El asesino de la primera temporada de Bron (El puente) denunciaba explícitamente aspectos como la situación de los sin techo o la xenofobia, y en Forbrydelsen acabaron metiéndose hasta en casos relacionados con el ejército. En las novelas de Mankell hay hueco para resaltar las desigualdades sociales y la hipocresía de la sociedad sueca, más los episodios oscuros de su pasado que no quiere recordar, mientras Wallander siente como si el mundo fuera demasiado rápido para él.

El joven Wallander parece querer conservar ese aspecto de sus historias, pero tiene otra sombra bastante alargada pendiendo sobre su cabeza, además de la del propio Mankell: se trata de Wallander, la serie que BBC produjo entre 2008 y 2016, con Kenneth Branagh como el inspector protagonista y rodada en Ystad. Fue uno de los primeros trabajos importantes de Tom Hiddleston fuera del teatro, y también todo un éxito para la cadena británica. En sus cuatro temporadas se adaptaron varios de los libros de Mankell, y se mantenía el aire melancólico que a veces podía tener su protagonista.

La serie de Netflix no solo va a trasladar al personaje a 2020, sino que también se lo lleva a una gran ciudad como Malmö, y para su intérprete, Adam Pålsson, es la manera correcta de hacer esta nueva versión: “lo que Henning Mankell quería hacer con los libros de Wallander era utilizar el género detectivesco para hacer un comentario social y llegar a la audiencia con eso, así que ambientarla en los 70 no habría sido fiel al espíritu de Wallander”.

‘El joven Wallander’ se estrena en Netflix el 3 de septiembre.