Crítica: ‘22 de julio’ es maravillosa y terriblemente difícil de digerir