Crítica: ‘Away’ reclama demasiada paciencia y compensa a duras penas

Esta crítica se ha escrito tras ver la primera temporada de ‘Away’. Contiene spoilers.

El viaje compensa. Esos últimos minutos de tensión, en los que sabes que las cosas tienen que ir bien, pero te puede la emoción por verlo, casi hacen que se olvide lo tedioso y dramático que ha sido el camino. La primera temporada de Away ya está en Netflix, y no tiene pinta de acabar aquí.

Si el arranque ya avisaba de su fuerte componente dramático, una vez vistos los ocho episodios, tengo que reconocer que el tener que escribir esto es lo que hace que no la haya abandonado. Y es una lástima, porque cuando se olvidan de cotidianidades terrestres que no interesan a nadie (o no a mí, por lo menos) es mucho más divertida y emocionante.

Quiero ver más cohetes, emergencias espaciales y paseos locos por lugares nunca antes vistos. Incluso partidas de ajedrez en la nave. De qué nos sirve dedicar un episodio a la preocupación de un padre por el novio de su hija adolescente, hay cinco personas que van a hacer historia ¡Muéstramelas!

Entiendo que se quieran poner en contexto con sus vidas anteriores, hasta me parece bien, pero el foco sobre las circunstancias terrenales de Emma Green (Hilary Swank) son excesivas. Sin duda que la actriz que hay tras el personaje sea una profesional como la copa de un pino es lo que nos salva de una histeria infinita.

(Fuente: Netflix)

El equipo es diverso, con personalidad, disciplina y conocimientos. No hace falta ser un fan de Los 100 para simpatizar con el programa de crecimiento vegetal en el espacio de Kwesi (Ato Essandoh), o con la trama política de la doctora Wang (Vivian Wu). Solo en el componente nacional y en cómo publicitar una operación así en las cinco naciones ya había una serie. La queja no viene de la falta de efectos especiales, sino de la falta de ambición para contar cosas que van más allá de los problemas rutinarios en la Tierra.

Quiero que Away piense más alto y explique situaciones ligadas a la experiencia de sus protagonistas. Y si se va a limitar a personalismos, que los haga llegar hasta el final. Si nos quieren desgarrar las entrañas que apuesten por ello; si vienen a hablarnos de cohetes espaciales y de los próximos retos de la humanidad, a por ello.

Han conseguido aterrizar. Lo han logrado y hay una serie de melones abiertos muy interesantes. Señores de Netflix, hágannos el favor y centrémonos en ellos, olvidemos que nuestro planeta está habitado. Hay cinco personas que han logrado pisar Marte. Hablemos de ellos.

La primera temporada de ‘Away’ está disponible en Netflix.