Crítica: ‘El imputado de la habitación 2806’ resulta incómoda pero real