Crítica: ‘El inocente’, un misterioso y adictivo rompecabezas que querrás armar como sea

Este thriller de Netflix cuenta con todo lo necesario para convertirse en la próxima adicción de la plataforma

(Fuente: Netflix)

Esta crítica se ha escrito tras ver tres episodios de ‘El inocente’ y no contiene spoilers.

Una noche estás de fiesta, se forma una pelea en la que te ves inmerso casi por obligación y, de repente, acabas matando a un chico por accidente. Es ahí donde tu vida cambia por completo. Con esta premisa comienza El inocente, un nuevo thriller añadido hoy mismo al catálogo de Netflix, que sabe utilizar muy bien los elementos típicos del género, pero también añadir un toque especial. Su director, Oriol Paulo (Contratiempo), ha querido crear una serie laberíntica en la que no puedas despegarte de la pantalla hasta su final y tiene todos los elementos para que así sea.

Sin duda, El inocente juega con ventaja antes de que el espectador vea su contenido, ya que cuenta con Paulo, que ha firmado y dirigido reconocidos thrillers como Los ojos de Julia, El cuerpo o la mencionada Contratiempo, y con un elenco formado por caras muy reconocidas: Mario Casas, Aura Garrido, José Coronado, Alexandra Jiménez, Juana Acosta o Miki Esparbé, entre otros. Si el guion fallara serían ellos quienes podrían sacar adelante la serie, pero no es el caso porque en la ficción de Netflix esto no es un problema: tiene un buen guion y, lo que es mejor, una buena estructura.

La historia se nos presenta vertebrada de una forma especial, comenzando cada capítulo dirigido a un personaje. Con una sucesión de imágenes y una voz en off haciendo un rápido repaso por los principales sucesos de la vida de cada uno podemos conocer de dónde vienen los personajes, si tienen ciertos traumas infantiles o si son más vulnerables o menos, por lo que es una buena presentación para después abrir la veda a la trama de cada uno. Aunque al comienzo del segundo capítulo esto puede descolocar un poco, centrándose en otro personaje totalmente distinto del que no sabíamos nada, es una decisión que entiendes conforme avanza la ficción y se va desvelando más información.

Uno de los puntos fuertes de El inocente es que la historia se representa como un gran rompecabezas, con tramas entrelazadas e imágenes fusionadas entre el pasado y el presente, en la que nos lanzan todas las piezas del puzle para luego comenzar a reconstruirlas. De esta forma, el espectador se convierte en un individuo activo, que juega a adivinar qué podría estar pasando, qué relación podrían tener los personajes, quién es el culpable y quién el inocente. La consecuencia de darle al espectador un papel activo es que consigue mantener su atención durante los 50 minutos que dura cada capítulo. Otra de las bazas de este thriller es su particular uso del cliffhanger, que te incita a seguir con la serie: cada uno de los episodios se centra en contarte una cosa muy concreta y, cuando llega al final, plantea una gran pregunta que deja en el aire y que se resuelve en el siguiente episodio. Así se asegura lo que comentábamos al principio: que se convierta en adictiva y no puedas dejar de verla.

A pesar de que El inocente cuenta con grandes atractivos para convertirse en la próxima adicción de Netflix, tiene que llevar especial cuidado con las expectativas y comparaciones que pueden surgir. Al principio comentábamos que la ficción juega con la ventaja de estar bajo la dirección de Paulo, pero esto puede ser un arma de doble filo. Si eres seguidor de las películas del director, no te costará encontrar ciertas similitudes entre unos proyectos y otros. Prácticamente las mismas caras, la misma esencia, unas tramas diferentes pero presentadas de igual forma… y es porque Paulo ha construido un sello muy marcado alrededor de sus producciones, lo que podría volverse en su contra si no consigue sorprender.

Con todo esto juega Oriol Paulo en El inocente y, guste más o menos, es indudable que maneja a la perfección el thriller y que sabe lo que hace. Si eres aficionado de este género no puedes perderte esta ficción, que parece ser una apuesta segura para Netflix: es perfecta para ver en un fin de semana de maratón, como bien le gusta a la plataforma. Ahora solo tendremos que esperar para comprobar si se convierte en una serie recordada en el tiempo o se quedará en un acompañamiento de ocho horas.

‘El inocente’ está disponible en Netflix.