Crítica: El remake de ‘Utopía’ se olvida lo más importante: la personalidad