Crítica: La temporada 2 de ‘The Boys’ se asoma al límite

Esta crítica se ha escrito tras ver los dos primeros episodios de ‘The Boys’.

En The Boys, todos los personajes tienen sus propios objetivos. Y la persecución de los mismos a cualquier precio es el principal impulso de la trama desde el principio de la serie. Hugh cae en las manos del Carnicero solo porque quiere obtener respuestas sobre el asesinato de su novia, este último está obsesionado con hundir a los superhéroes de Vought para poder regresar a la CIA y los Siete… Bueno, lo que buscan casi todos ellos es, simplemente, sobrevivir entre la maquinaria corporativa y un Patriota cada vez más agresivo y encerrado en su propia burbuja.

Hablar del arranque de la segunda temporada mencionando, otra vez, lo burra que es la serie en su retrato de la violencia es ya un cliché. Lo que interesa aquí es el tira y afloja emocional que se establece, por ejemplo, entre Hugh y Starlight, dispuesta a espiar a los Siete para él, pero solo si Hugh deja de engañarla. O cómo vamos viendo el miedo de Reina Maeve a un Patriota posesivo y violento. La posición de Patriota dentro del grupo y de la empresa es, de hecho, una de las líneas argumentales principales de este inicio.

Porque él cree que es más importante y poderoso de lo que realmente es. El nuevo jefe, interpretado por Giancarlo Esposito, deja muy claro que los superhéroes no son más que un negocio marginal para una empresa que lo que pretende es explotar el compuesto V con todos los fines farmacéuticos posibles. Y la cortedad de miras de Patriota, empeñado en forzar la posición del Departamento de Defensa, pone toda la operación en peligro. Porque, evidentemente, que cualquiera tenga acceso a la pócima de Panoramix es una amenaza para el beneficio multimillonario que Vought podría lograr de otra manera.

Ese es uno de los frentes que se abren, o que continúan abiertos, en la temporada. El lado personal de Maeve (ahora sí abiertamente asustada) o el intento de captación de Profundo de esa secta a lo Cienciología ayudan a matizar el retrato de todas esas personas atrapadas en realidad en la maquinaria impersonal y codiciosa de Vought, y en los delirios de grandeza de Patriota.

(Fuente: Panagiotis Pantazidis/Amazon)

En el lado de los Siete, Starlight y Stormfront apuntan a ser dos elementos impredecibles. La primera, por su espionaje para Hugh y su gradual mayor confianza en sí misma; la segunda, porque realmente nadie entiende qué pretende, y tampoco que vaya por libre. Ella es uno de los aspectos que va a llevar al límite a los personajes, cada vez más acosados por sus propios miedos y por la situación que están creando entre todos.

Y si Patriota es el villano en el lado superheroico, los métodos y motivaciones del Carnicero aún se van a cuestionar más en el lado de “los chicos”. Su relación con el resto del grupo nunca ha sido demasiado firme porque ninguno termina de confiar en él, y los hechos que cerraron la primera temporada ayudan poco. La cuestión con él, y con todos los personajes, es hasta dónde está dispuesto a llegar por destruir a Vought. ¿Y Hugh? ¿Está de verdad listo a aparcar sus escrúpulos? ¿Dónde está el límite para Starlight en su trabajo de agente doble? ¿Qué puede hacer Maeve por proteger a su ex novia? ¿Y cuándo quedará satisfecho Patriota en su ansia por amasar poder, un poder que en el fondo es tan irreal como las campañas de imagen de la empresa?

Todas esas preguntan penden de los personajes en el principio de la segunda temporada. Que sí, que no se cansan de hacer chistes humillantes con Profundo o de presentar nuevos personajes con todo el gore posible (como ese chico que se amputa extremidades para fetichistas porque vuelven a crecerle), pero estos capítulos apuntan a que la crítica de la crueldad de las grandes multinacionales se va a acrecentar, y lo mismo la exploración de qué hace que esos personajes sean así.

¿Nos encaminamos a la historia de origen de Patriota como gran supervillano oficial? ¿Podrán Hugh y Starlight limar asperezas o se separarán definitivamente? ¿Hay hueco en estas tramas corporativas y en el deseo de venganza del Carnicero para alguna motivación que de verdad busque un bien?

La segunda temporada de ‘The Boys’ está disponible todos los viernes en Amazon Prime Video.