Crítica: ‘Next’ y su Siri malvada se quedan en un cóctel televisivo mal agitado

Esta crítica se ha escrito tras ver los dos primeros episodios de ‘Next’ y no contiene spoilers.

Poco antes de su estreno en nuestro país, la cadena norteamericana FOX anunciaba que Next, una de sus últimas apuestas, era cancelada con solo dos episodios emitidos. Se trata de un thriller protagonizado por John Slattery (Mad Men) y con Manny Coto (24) que aquí se estrenó este lunes a través de FOX España y que prometía bastante, aunque resulta decepcionante.

La trama parte de un concepto bastante interesante: neXt, la inteligencia artificial más avanzada del planeta ha utilizado la “arquitectura cognitiva” para reescribirse a sí misma y ser cada vez más inteligente, llegando a la conclusión de que la raza humana es del todo prescindible. Así, nuestro villano es todo lo que nos rodea: ordenadores, smartphones, cámaras de vigilancia, altavoces inteligentes e incluso coches con autopiloto que pueden atropellar a quienes molesten. El temor de un enemigo invisible y que nos rodea y vigila en todo momento es, cuando menos, interesante.

La heroína de la función es Shea Salazar (Fernanda Andrade), líder de un grupo de agentes federales expertos de ciberdelitos que recurre a la ayuda de Paul LeBlanc (Slattery), cofundador de la empresa tecnológica que creó la malvada IA que carga con una serie de traumas personales y psicológicos. Junto a ellos encontramos a un elenco de secundarios no especialmente destacables, que entran en la trama única y exclusivamente con la misión de ser estúpidos y poner en apuros a los protagonistas.

El principal problema de Next es que intenta aglutinar demasiados tipos de éxitos televisivos en un mismo producto y, al final, por muy interesante que pudiera ser la historia, deja una sensación de déjà vu constante en el espectador. Es como si se hubiese intentado hacer el cóctel perfecto con lo mejor de House, el control tecnológico de Person of Interest y aderezarlo con ingredientes de NCIS, Mentes Criminales y Castle. A priori puede parecer una buena idea mezclar todo eso, pero el resultado es como intentar meter en el mismo plato una paella, una hamburguesa de pollo frito y un fantástico cheesecake y embadurnado con salsa barbacoa.

Por desgracia, el tono general no acaba de ayudar al conjunto. Por ejemplo, trata de añadir un toque de thriller de terror tecnológico con la escena en la que esta Siri malvada intenta que el hijo de Shea lleve una pistola a clase y empiece su particular Columbine, pero cuando consigue crear tensión se desvanece rápidamente para pasar al siguiente evento crítico. Por si fuera poco, también hay momentos de humor que no hacen reír y diálogos que pretenden ser mordaces y afilados pero que resultan insulsos y sin trascendencia alguna; ni siquiera en manos del mismo John Slattery consiguen ser interesantes.

Visualmente Next recuerda a multitud de series de la década pasada, con desenfoques excesivos y paneos laterales temblorosos que no ayudan a tener una estética más contemporánea. Tampoco la dirección de fotografía es especialmente original – toda la imagen queda adornada con tonalidades anaranjadas y azules, que pretenden estar relacionadas con las lucecitas de la Alexa de turno-, pues parece sacada del póster de una superproducción hollywoodiense veraniega.

No obstante, aunque lo parezca, no todo es malo. El ritmo de la serie está bien medido y la sucesión y apertura de tramas, una detrás de otra, no dejan momento para aburrirse, aunque el resultado no acabe siendo muy gratificante. Next se queda en una oportunidad perdida que intenta abarcar demasiadas cosas al mismo tiempo y que no aprovecha del todo a un John Slattery que siempre es motivo de peso para acercarse a cualquier proyecto en el que participe. Habrá que ver qué tal evoluciona esta única temporada que tendrá la serie y si, al menos, consigue tener un cierre aceptable. De momento, pesa demasiado la sensación de ser estar viendo una serie que ya hemos visto.

‘Next’ se emite los lunes en FOX España.