Crítica: ‘Somos los mejores: Una nueva era’ es un acierto nostálgico

Emilio Estévez vuelve a convertirse en el entrenador Gordon Bombay para una serie de Disney+

(Fuente: Disney+)

Esta crítica se ha escrito tras ver el primer episodio de ‘Somos los mejores: Una nueva era’ y no contiene spoilers.

Define la RAE a la nostalgia en su segunda acepción como «tristeza melancólica originada por el recuerdo de una dicha perdida». Sin embargo, el significado que tiene la palabra nostalgia para Disney (y para el resto de plataformas) es el de relanzar, rehacer, rebootear producciones audiovisuales que saben que le tocarán la patata al espectador con la consecuente repercusión económica para ellas. En esto, la casa del ratón es maestra. ¿Su última parada? Somos los mejores: Una nueva era, que recupera el espíritu de la película de 1992 dirigida por Stephen Herek, ahora en forma de serie.

Los referentes culturales pop activan el recuerdo y familiaridad a través de guiños al pasado; vivencias de una época, la de los primeros 90, en la que los niños crecimos jugando al fútbol en la calle como los Supercampeones, Oliver y Benji. Entonces llegaron Gordon Bombay (Emilio Estévez) y sus patos con Somos los mejores (en inglés, The Mighty Ducks) y nos regalaron ese sentimiento de unión entre los más patosos. Las enseñanzas de Roberto Sedinho quedaron relegadas por las máximas que Gordon aprendió por el camino: jugar para disfrutar y disfrutar jugando.

Un nuevo advenimiento

Somos los mejores: Una nueva era viene a repetir la fórmula que tan bien llevó a cabo en la primera cinta ( a la que siguieron Vuelven los mejores y El regreso de los mejores); un equipo de niños amantes del hockey sobre hielo verán crecer su amistad, así como sus dotes de juego, gracias a las enseñanzas del adulto, quien a su vez aprende una lección vital gracias a los niños. A priori, es una fórmula que sobre el papel puede resultar sencilla, pero con un difícil desarrollo si no se tocan las teclas correctas. No obstante, el éxito de la misma se encuentra en una base que ya se plantó en los años 90 y que la nostalgia ayuda a desarrollar.

Como espectador, sabes qué lugares va a transitar la nueva comedia familiar de Disney+ y no importa porque es, una vez más, un producto ideado para el entretenimiento sin mayores pretensiones. Y resulta un gran acierto el enfoque que le dan al deporte en este episodio, poniendo en el lado de los malos a los Mighty Ducks: son un equipo que nació con los valores de la diversión y la amistad y que hoy te pide que no lo intentes porque no eres lo suficientemente bueno para jugar. No deja de ser un fiel reflejo de lo mucho que se ha profesionalizado el deporte base y lo mucho que se les exige a los niños en un juego donde la diversión ha dejado paso a la frustración y el avance de egos, tanto de jóvenes como de adultos.

Emilio Estévez repite como Gordon Bombay y vuelve a ser la cara visible, junto a Lauren Graham, de un proyecto que cuenta con un buen grupo de nueva generación en el que no destaca ninguno especialmente. Me quedo de momento, eso sí, con las ganas de ver la aparición de Joshua Jackson, así como de algún mítico pato que se dejará ver por la serie para entonar el «¡cuac, cuac, cuac!» o realizar el vuelo en uve.

‘Somos los mejores: Una nueva era’ está disponible en Disney+