Crítica: ‘The Girlfriend Experience’ se reinventa en la temporada 3 con menos sexo y más tecnología

La tercera entrega de la ficción producida por Soderbergh llega a Starzplay con Julia Goldani Tellers (‘The Affair’) como protagonista

(Fuente: Starzplay)

Esta crítica se ha escrito después de ver los dos primeros episodios de ‘The girlfriend experience’ y no contiene spoilers.

Cuatro años después de la emisión de su segunda temporada, The Girlfriend Experience regresa con una nueva entrega de diez episodios. Basada en la película homónima de Steven Soderbergh, que ejerce como productor ejecutivo, esta antología se adentra en el universo de la prostitución de lujo a través de mujeres jóvenes que, por diversas razones, deciden convertirse en escorts. Son historias muy diferentes que tienen en sus protagonistas, y el impacto que produce en ellas su trabajo, el nexo de unión.

En su tercera temporada, escrita y dirigida por la alemana Anja Marquardt, The Girlfriend Experience se traslada a Londres para contar la historia de Iris (Julia Goldani Tellers), una neurocientífica con unas credenciales académicas impresionantes que durante el día trabaja en una startup tecnológica y por la noche es una escort. Estos dos universos, que pueden parecer completamente diferentes, están unidos por la carrera profesional y las aptitudes sociales de la joven, especialmente dotada para reconocer lo que los demás dicen con sus gestos.

Aquellos que disfrutaron de las dos primeras entregas no tardarán en sentir que en esta nueva tanda de episodios no hay casi nada de la serie íntima y sexual que fue. Es de suponer que la pandemia ha tenido algo que ver en esta transformación, ya que el rodaje de la tercera temporada arrancó en agosto de 2020. Pero, a cambio de este inesperado recatamiento, la producción propone al espectador una visión psicológica y tecnológica de las relaciones personales y, muy especialmente, de todo lo que implica el deseo sexual.

(Fuente: Starzplay)

A Iris todo lo que le interesa es estudiar el deseo y ese será el eje central de la nueva propuesta que quiere llevar a cabo en la empresa. Y durante buena parte de los 30 minutos que dura cada episodio la narración se centra en contar la atracción que siente la protagonista por el aspecto emocional de la relación con sus clientes. Es una propuesta que resulta menos vistosa que la de sus predecesoras pero que plantea interesantes puntos de vista sobre la atracción, el sexo y la seducción.

A pesar de la brevedad de sus episodios, The Girlfriend Experience no tiene prisa por poner en un aprieto a su protagonista, aunque este llegará puesto que su vida profesional y sus vivencias nocturnas pueden ser complementarias pero también son incompatibles. El planteamiento inicial es tan novedoso como interesante y a pesar de que puede desanimar a quienes esperan una continuación carnal, es inteligente a la hora de despertar el deseo de saber más sobre la misteriosa e inteligente Iris.

La temporada 3 de ‘The Girlfriend Experience’ se emite en Starzplay.