Crítica: ‘We Are Who We Are’, para fans de Guadagnino y el ritmo pausado

Esta crítica se ha escrito después de ver los dos primeros episodios de ‘We Are Who We Are’. No contiene spoilers.

Enfrentarse a We Are Who We Are, la serie de Luca Guadagnino de HBO, después de haber leído lo que el director de Call Me By Your Name piensa sobre las series es una experiencia complicada: “Nunca he visto una temporada completa, pero tengo la sensación de que a la televisión le interesa menos el lenguaje visual que la idea de relato, en un sentido novelesco. Sigue siendo un poco esclava de la narración”.

Así se refiere el director italiano a las series en general y, después de leer el desconocimiento, desinterés, irrespeto y profundo desprecio con el que se refiere al medio, a una, como periodista y como espectadora, se le quitan las ganas de ver su obra, sobre todo, si tenemos en cuenta que esta es su primera incursión como narrador serial.

Pero, a pesar de mi berrinche “me enfado y no respiro”, este es un caso fácil de separación del autor de la obra, porque con sus acciones solo se hace daño a sí mismo y no sería justo que dejásemos que su aire de superioridad se lleve por delante el trabajo de todo un equipo. Lo curioso es que, como de sus declaraciones solo nos hemos enterado los lectores de habla hispana, mientras a nosotros We Are Who We Are se nos puede hacer un poco bola antes de verla, la crítica internacional está rendida a sus pies. Sensual, inmersiva, sensible, lírica, preciosa, exquisita o embriagadora son algunos de los adjetivos con los que los medios estadounidenses han descrito la serie de Guadagnino.

(Fuente: HBO España)

Aunque estén fascinados con la propuesta, después de ver los primeros cuatro episodios que hay disponibles para la prensa, también dejan entrever en sus críticas (sin que sea algo negativo) que la serie no está muy interesada en seguir una trama per se. La sensación que transmite Guadagnino es la de observar a sus personajes, algo que queda patente desde el primer episodio, en el que seguimos a Fraser (Jack Dylan Graze) y vemos el mundo a través de sus ojos. Esta es una experiencia que puede suponer un reto para el espectador, porque su carácter impulsivo y volátil, la forma en la que reacciona a cada situación, y la relación con el personaje que interpreta Chloë Sevigny nos descolocan cuando aún no tenemos nada a qué aferrarnos.

En el segundo episodio cambiamos de punto de vista y la narración se enriquece con la mirada de Caitlin (Jordan Kristine Seamón), con quien revisitamos algunas situaciones. Su personaje es lo mejor que nos ofrece la serie en sus episodios de entrada. El principal atractivo de We Are Who We Are parece estar en su viaje personal y en la amistad que se desarrolla entre los dos jóvenes protagonistas, en la facilidad que tienen para entenderse y la forma en la que pueden cambiar sus vidas por haberse encontrado. La relación que tiene con sus amigos, con su familia y con su propia identidad apuntan a ser lo más destacable de la serie. Y una buena razón para continuar viéndola.

Los nuevos episodios de ‘We Are Who Are’ están disponibles los martes en HBO España.