Cuando Microsoft se lanzó a producir sus propias series (y salió mal)

Esta semana Microsoft ha lanzado a la venta las Xbox One Series X y Series S, sus plataformas de nueva generación. Y, aunque no han pasado muchos años, ha quedado en el olvido un tiempo en el que la compañía norteamericana se metió de lleno en la producción de series, películas y documentales. Sus planes eran ambiciosos, pero acabaron diluyéndose.

En el año 2013, Don Mattrick, por aquel entonces presidente de Xbox, presentaba al mundo la videoconsola Xbox One con el espíritu de aunar bajo un mismo aparto todo el entretenimiento del hogar: cine, televisión, deportes, música y, por supuesto, videojuegos. Pero la idea iba mucho más allá de soportar aplicaciones de terceros como Netflix, ESPN o HBO: Mattrick anunciaba la intención de producir sus propios contenidos bajo el sello Xbox Originals, que podrían visualizarse únicamente bajo la plataforma que acababan de presentar.

Las intenciones de Microsoft iban mucho más lejos de una entrada tibia en el mundo del streaming y, para ello, anunciaban la creación de un nuevo departamento de producción audiovisual llamado Xbox Entertainment Studios. Por si fuera poco, esta división estaba bajo la dirección la antigua directora del canal CBS, Nancy Tellem, nombrada como una de las mujeres más poderosas de la industria del entretenimiento por The Hollywood Reporter. Tellem fue, por ejemplo, la encargada de dar luz a series de la talla de CSI y ayudó a dar forma a otras como Friends, Urgencias o Todo el mundo quiere a Raymond.

Microsoft apostó a aglutinar todos los sectores de usuario en un único sistema, cosa que a priori parecía una apuesta segura. Sin embargo, los más entusiastas del sector del videojuego no quedaron convencidos ante la falta de un catálogo de juegos más interesantes. Esta oferta tan ambigua, junto por una apuesta por la casualización de los juegos con Kinect, hizo que muchos no se subieran al carro de la nueva videoconsola y esto se tradujo en unas ventas realmente bajas en comparación con su rival directa, la PlayStation 4. Todo ello, combinado con el cambio de CEO en Microsoft, procuró un urgente cambio de dirección en el departamento de Xbox, dando relevo al actual director Phil Spencer y a una apuesta total por el videojuego.

De esta manera, el 29 de octubre de 2014 llegaba a su fin la corta andadura de Microsoft y Xbox en la producción de series propia. No obstante, pese a estar activa durante tan solo dos años, la filial televisiva tuvo la oportunidad de llevar a cabo diversos proyectos que consiguieron ver la luz.

Temporadas: 1
Episodios: 5

Producida por Ridley Scott y protagonizada por Mike Colter, la serie hacía las veces de precuela del videojuego Halo 5: Guardians. Esta ficción servía como historia de origen del agente Jameson Locke (Colter) en su cruzada para encontrar al Jefe Maestro. Además, la serie iba a estar conectada con otro proyecto televisivo de mayor presupuesto de la franquicia Halo, el cual que iba a estar capitaneado por Steven Spielberg.

Temporadas: 1
Episodios: 4

Híbrido de serie de televisión y videojuego, en este caso los 4 capítulos de la ficción se intercalaban con el juego homónimo de manera que al concluir uno de los arcos de la aventura en el videojuego, podíamos ver uno de los episodios centrado en el bando de los enemigos. Fue uno de los proyectos más ambiciosos de la propia Microsoft con actores muy reconocibles por parte del público como Shawn Ashmore (The Boys), Aidan Guillen (Juego de Tronos), o Lance Reddick (Fringe).

Temporadas: 3
Episodios: 24

Coproducida conjuntamente con AMC y Channel 4, la serie se sitúa en una hipotética cuarta revolución industrial en la que humanos y androides conviven en el día a día. La serie exploraba el lado emocional y social de la estrecha separación entre androides y humanos. Fue el proyecto televisivo de más éxito en el que ha estado involucrado Microsoft, ya que siguió más allá de su participación con dos temporadas más, contando con Carrie-Anne Moss en su segunda temporada.

Temporadas: 1
Episodios: 8

Serie documental sobre el mundo del futbol callejero que seguía a Thierry Henry y Edgar Davids, conocidos futbolistas de élite, alrededor del mundo y que presentaba a futbolistas callejeros desconocidos con calidad para ser estrellas del balón.

Este documental trataba de poner punto y final a una de las mayores leyendas urbanas del mundo de los videojuegos: se decía que las millones de copias no vendidas del videojuego de E.T. lanzado en los años ochenta para el sistema Atari acabaron enterradas en el desierto. La misión era encontrar y desenterrar el que está considerado como el peor videojuego de la historia.

Pese al traspiés en esta década pasada, el interés de Microsoft en el mundo audiovisual no ha cesado. Tras un planteamiento para cines, con cambios de director, cancelación del proyecto y otros problemas, finalmente el proyecto soñado de Halo verá la luz en televisión en 2021 de la mano de Showtime. La serie ya ha terminado su filmación y, con un presupuesto estimado de unos 50 millones de dólares, estará capitaneado por Pablo Schreiber (American Gods) delante de las cámaras y sigue contando con Steven Spielberg entre sus productores.