Del canal FOX a la plataforma Tubi: la estrategia de Fox Corporation al margen de Disney

Cuando Disney adquirió lo que conocemos coloquialmente como Fox, no se llevó todo lo que había. Porque ni todo le interesaba, ni todo se lo permitieron. La parte más polémica de la compañía, las cadenas de informativos y análisis político FOX News, vinculada a la derecha estadounidense, no encajaba en absoluto en la estrategia de la casa de Mickey Mouse, mientras que los organismos de competencia establecían que un conglomerado mediático solo podía tener una cadena de televisión nacional en abierto y, al tener ya ABC, Disney no podía quedarse también con FOX.

Así las cosas, fuera de tan sonada compra quedaron varias divisiones de la antigua Fox que se agruparon en una nueva empresa, presidida por la familia Murdoch, denominada Fox Corporation. Es decir, que Fox no murió en aquella operación de compra de Disney (lo más potente que se llevaron fue el estudio 21st Century Fox, pero también los canales FX, National Geographic, acciones de Hulu o la red internacional de canales Fox, entre los que se incluye FOX España); sino que algo sobrevivió. ¿Y ahora qué?

La gran pieza de esta nueva compañía es el canal de televisión lineal en abierto FOX (para ser más extactos, Fox Broadcasting Company), que sigue siendo la casa de Los Simpson -que se emite aquí, pero su estudio sí está en manos de Disney-, The Last Man Standing, Prodigal Son, 9–1–1 o 9–1–1: Lone Star, entre otras. Desde que se quedase sin el apoyo de 21st Century Fox, FOX está viviendo un periodo de transición; por un lado, está apostando más por los programas de entretenimiento (y tiene un filón con The Masked Singer y los asentados So you think you can dance, MasterChef y Hell’s Kitchen) y, por otro, está cambiando de aliados en cuanto a la producción de series.

La estrategia de Fox Corportation pasaría por realizar la mayor parte de sus producciones desde su nuevo estudio Fox Entertainment sea por su cuenta o con compañeros de viaje (por ejemplo, junto a Warner. Bros Television coproducen Prodigal Son y Call me Kat, la nueva sitcom de Mayim Bialik) y la idea es cada vez ir ganando mayor independencia. Muestra de ello es una noticia que se hizo pública esta semana: Fox daba luz verde a la nueva comedia animada de Dan Harmon (Community, Rick & Morty), ambientada en la antigua Grecia, que se producirá desde la compañía Bento Box Entertainment, también propiedad de este nuevo estudio.

La otra pata del negocio de Fox Corpotarion (al margen de Fox News y Fox Sports, que siguen funcionando igual que antes de los cambios propiciados por Mickey Mouse) estaría en el negocio del streaming, pero no con una plataforma de suscripción al estilo de Netflix o Paramount+, sino con una con un modelo de negocio basado en publicidad (lo que se conoce como AVOD, esto es, Advertising Video on Demand). El nombre de su servicio, no muy conocido por estos lares, es Tubi.

Se trata de una plataforma que nació en 2014 y que fue incorporando contenido de terceros, llegando a contar en 2019 con unos 20 millones de usuarios. Con un negocio creciente y diversos accionistas, el salto lo daría en marzo de 2020 cuando Fox Corporation, tras su proceso con Disney, adquirió la plataforma por 440 millones de dólares con la intención de convertirlo en su pata de campo del streaming.

Según explica Charlie Collier, CEO de Fox Entertainmnet, ve el negocio de la siguiente manera: el canal en abierto sigue teniendo un enorme potencial para atraer grandes audiencias y, sobre todo, crear eventos (señala como ejemplos no solo los realities sino también los comienzos de temporadas de series como 9–1–1); mientras que después pretenden amortizar sus títulos en Tubi, donde hay contenidos también de otros estudios, pero, claro está, con los suyos propios no tienen que repartir el pastel publicitario con nadie.

El único problema que tiene ahora Fox es que sus series y programas no entran en Tubi hasta pasados 14 días de su emisión en lineal, ya que sigue vigente un acuerdo con Hulu, aunque se espera que poco a poco esto desaparezca. Es lo que pasará con la serie de Harmon, cuyo estreno está previsto para 2022. La idea es hacer dinero vendiendo publicidad, sea en lineal o en digital.