El Gobierno adopta a James Rhodes como músico de cámara: “Estoy orgulloso de llamar a España mi hogar”

Este miércoles Pedro Sánchez presenta en el Palacio de la Moncloa el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia de la Economía Española, en el que, entre otras cosas, se apunta a dónde y cómo se destinará el dinero concedido por Europa para la recuperación económica tras los estragos por el coronavirus (140.000 millones de euros del fondo de recuperación europeo).

Para un acto que pretende ser solemne e histórico el Gobierno ha decidido contar con el mediático pianista James Rhodes, que antes del anuncio interpretará el cuarto movimiento de la Novena sinfonía de Ludwig van Beethoven, más conocido como el Himno de la Alegría. 

“Super feliz (y nervioso) de interpretar a Beethoven antes del discurso del Presidente sobre el plan de recuperación hoy. Orgulloso de ser parte de Europa. Pero aún más orgulloso de llamar a España mi hogar“, decía James Rhodes a sus más de 264.000 followers de Twitter. 

Pero, Rhodes, rodeado de un carisma y un cariño que no ha dudado en querer hacer suyo el Gobierno de Sánchez (que ha recibido al pianista en audiencia privada y puso en marcha la conocida ley Rhodes contra el abuso infantil por iniciativa del músico) también tiene sus detractores. 

“Es divertido, aunque un poco triste, ver cuánta gente está furiosa porque alguien interpreta a Beethoven para ayudar a celebrar la recepción de una puta tonelada de pasta para ayudar a nuestro país a recuperarse”, exponía en un hilo de Twitter el propio Rhodes. 

“Y para los haters, no he recibido ni un céntimo (de hecho me he negado a cubrir los gastos del afinador etc)”, aclaraba. 

Rhodes, afincado en Madrid, se ha hecho popular en redes sociales por su divertido y enternecedor modo de ver la vida al más puro estilo ‘guiri’, dejando siempre claro cuánto le gusta España y sus costumbres. 

“Para mí fue un honor – una forma maravillosa de celebrar ser parte de España y nuestra unidad con Europa. Si estáis molestos por esto tal vez toca revaluar prioridades. Si no estáis molestos pues, gracias por no ser consumido por el odio/la división Amor y paz a mi amada España”, concluía.