El Tinder televisivo y la experimentación estética