Emmy 2020: la noche de ‘Schitt’s Creek’, ‘Watchmen’ y ‘Succession’

Celebrar por lo alto la gala de los Emmy 2020 era un reto difícil que requería un despliegue técnico espectacular, y ABC no escatimó ningún esfuerzo, ya que iban a celebrarla, lo hicieron por todo lo alto; tal como dijo en el acto de apertura Jimmy Kimmel, estos no eran los “PandEmmys”. Su monólogo estuvo muy bien editado, con planos de reacciones de los asistentes de ediciones anteriores a sus bromas, hasta que un momento propio de David Lynch, como el “No hay banda” de Mulholland Drive, se vio a sí mismo entre el público y se revelaron imágenes del auditorio vacío.

(Fuente: Invision for the Television Academy)

Jason Bateman rodeado de figuras de cartón de otros nominados protagonizó un gag muy divertido con el que se dio cierre a la primera parte de una gala en la que, dadas las circunstancias (140 cámaras y equipos de transmisión en directo fueron enviados a 138 lugares repartidos en 10 países distintos), podían salir mal muchas cosas, pero fue mucho mejor de lo esperado, incluso en el ritmo. Hasta consiguieron evitar un incendio, literalmente, gracias a los rápidos instintos de Jennifer Aniston con el uso de un extintor en la presentación del primer premio de la noche.

(Fuente: Invision for the Television Academy)

En cuanto a las series triunfadoras no hubo ninguna sorpresa, las ganadoras de los premios principales fueron, como se esperaba, Schitt’s Creek, Watchmen y Succession (consiguieron cinco, cuatro y tres estatuillas durante la gala, respectivamente), que terminaron la edición -contando los Creative Awards entregados en los días previos- con once, nueve y siete premios Emmy dominando sus respectivas categorías (The Mandalorian consiguió siete premios técnicos los días anteriores).

Annie Murphy y Dan Levy, ganadores por ‘Schitt’s Creek’. (Fuente: Invision for the Television Academy)

Schitt’s Creek fue la gran ganadora de la gala. Competía en todas las categorías de comedia y se lo llevó todo. Tuvo un dominio tan absoluto que le restó emoción al primer bloque de la ceremonia, y también resultó un poco monótono, porque el equipo estaba reunido al completo en un mismo espacio y todos los discursos de agradecimiento se produjeron desde el mismo lugar. Las series de comedia nominadas este año son todas de gran nivel y los premios bien podrían haberse repartido entre otras candidatas, pero los que consiguió la serie que emite Pop TV en Estados Unidos, quizá con excepción del de mejor dirección, son merecidos.

Si los ganadores iban a poder dar sus discursos de agradecimiento con la estatuilla en la mano fue una de las dudas que no se resolvió hasta horas antes de la gala. Ramy Youssef, nominado como actor y director por Ramy, compartió en Twitter este divertido vídeo, uno de los más graciosos de la noche, en el que puede verse cómo se aleja la persona que estaba encargada de entregarle el premio si hubiese resultado ganador, porque la organización envió tantos premios como nominados había en cada punto de transmisión.

En el bloque de miniseries el ritmo bajó un poco, pero no tanto como para ser destacable. Watchmen, como se esperaba, consiguió los premios principales, y la sorpresa la dio en mejor dirección Maria Schrader por los seis episodios de Unorthodox, no porque no fuera un Emmy merecido, sino porque después de lo ocurrido en comedia podíamos pensar que en esta categoría también habría un título que se lo llevara todo.

Jesse Armstrong, creador de Succession. (Fuente: Invision for the Television Academy)

En drama estuvo la cosa un poco más repartida. Aunque Succession consiguió los Emmy a mejor serie, guion, dirección y actor protagonista, en el resto de categorías interpretativas estaban reservadas algunas sorpresas. Julia Garner, que también fue reconocida como mejor secundaria en 2019, se llevó el único premio de la edición que consiguió Ozark, la gran perdedora de esta edición pues tenía 18 nominaciones; Billy Crudup hizo lo propio con The Morning Show como mejor secundario, en donde competía con tres actores de Succession que podrían haberse repartido los votos; y la mejor sorpresa de la noche, el Emmy de Zendaya (Euphoria) como mejor actriz protagonista, en una categoría en la que cualquiera merecía ganar.

(Fuente: Invision for the Television Academy)

Los discursos de agradecimiento de Damon Lindelof (mejor miniserie) y el de Yahya Abdul-Mateen II (mejor actor secundario) estuvieron entre los mejores de la noche. Hubo algunos momentos espontáneos como timbres de teléfonos y varios con mensaje político pero ver a los nominados y ganadores a través de pantallas en sus hogares y hoteles, algo que, de entrada podía quedar deslucido, tuvo su gracia. En eso la verdadera protagonista fue Jennifer Aniston, que estaba reunida en su casa con Courteney Cox y Lisa Kudrow, sus compañeras de reparto en Friends. Fue una gala inusual, pero se agradece el esfuerzo que hizo falta para celebrar un gran año de series.