Entrevista | Wisin: “El único rey que hay se llama Cristo, yo simplemente soy un obrero, un soñador que trabaja duro”

El camino del reguetón para pasar de ser el género más criticado a convertirse en uno de los ritmos más bailados e interpretados del mundo no ha sido fácil. A ello ha contribuido gente como Wisin, cantante, compositor y todo un icono de la música urbana que no se cansa de hacer hits para las pistas de baile.

¿Cómo ha reaccionado el público a la nueva versión de Mi niña? Estoy feliz. Es impresionante lo que está pasando con este remix. Quiero darle las gracias a Maluma, a Anitta, a Myke Towers… A todos los que tienen que ver con el proyecto, porque es una fiesta latina donde cada uno representa a su país. Me siento contento porque son proyectos que los hacemos con mucho cariño para que la gente disfrute y gracias a Dios a dado resultado.

¡Vaya golpe de efecto el contar con Maluma y Anitta! Sí. Este tipo de proyectos salen de manera espontánea, no podemos planificar que algo así suceda, solamente pasa. La relación que tengo con Maluma y Anitta es muy saludable y, obviamente, el tema habla por sí solo, porque Mi niña es un éxito. Es un reto muy grande para ellos subir de nivel este tema, pero creo que lo lograron, así que quiero felicitarlos a los dos, creo que hicieron un trabajo memorable. De eso se trata, de seguir llevando cosas grandes al público para que lo disfruten y lo pasen bien.

¿La música derriba fronteras y une pueblos? Así es, La música une culturas, une banderas, y de eso se trata. Aunque representamos a los latinos, cada uno lleva en sus hombros su bandera, y eso es una bendición.

“La música une culturas, une banderas, y de eso se trata”

La canción se hizo viral en TikTok. ¿Cómo ayudan las redes al éxito de la música? Definitivamente todo tiene que ver. Es como todos esos elementos que hacen que se forme algo muy grande. Así que le doy las gracias a las plataformas por patrocinar lo que hacemos y a la gente. Creo que millones de personas hoy en día entienden y saben lo que es un proyecto de altura y que se hace del corazón. No sabemos lo que va a pasar en el estudio cada vez que hacemos un proyecto, el público sobrepasa nuestras expectativas.

Precisamente, cuando se meten en el estudio, ¿saben que están dando vida a un hit? Claro que sí. Quizá por la experiencia ya intuimos lo que va a pasar, pero saber con exactitud cuál va a ser el éxito del tema sería especular. Si te dijera otra cosa, te estaría mintiendo. El pueblo siempre nos sorprende, es quien tiene la última palabra.

“Nunca antepongo el negocio a la música”

Los Legendarios junta a los mejores del género. ¿Es difícil juntarlos? La magia de la música urbana, y una de sus claves, es esa. Con una sola llamada telefónica podemos crear esa alianza poderosa de ‘yo grabo en tu proyecto y tú grabas en el mío’. Y creo que lo hemos logrado. La intención es siempre enaltecer la música y, después, va el negocio. Nunca pongo el negocio por delante, sino que trato de hacer buena música y, si la hay, también habrá crecimiento, así que una cosa tiene que ver con la otra.

¿Hay muchos egos? Yo trato de dejar el ego fuera del estudio, porque, cuando lo llevas dentro, la energía no es la correcta. Siempre lo dejo fuera, tratando de aprender continuamente, porque en la música podemos aprender algo nuevo todos los días.

Apuesta tiempo, trabajo e incluso dinero en dar oportunidades a nuevos talentos. ¿Qué le reporta a usted? Creo que es un privilegio ser esa herramienta que quizá yo no tuve al principio de mi carrera y que sí tienen los nuevos talentos. No se trata de ser productivos solo dentro de la tarima, sino también fuera del escenario, y eso es lo que quiero hacer. De una forma o de otra, los resultados me dicen que lo estamos haciendo bien.

“Trato de dejar el ego fuera del estudio”

Parte de esa labor fue reconocida con el galardón de Premio Lo Nuestro a La Excelencia. Es un privilegio. Creo que ese premio no es solamente a mí, sino que es para muchos artistas y un género que ha trabajado duro durante muchos años. Ahí tenían que estar también gente como Daddy Yankee o Yandel… Ese premio no es solo mío, es del género.

¿Cuál es el secreto para mantenerse 20 años en lo más alto? Es muy difícil. Primero, una aprobación divina, y, segundo, trabajo duro. Llego a trabajar todos los días a las 9 de la mañana y salgo a las 7 u 8 de la noche tratando de hacer cosas grandes, identificando lo que es bueno y lo que no, lo que la gente quiere escuchar y lo que no… 

“La historia de cada artista es diferente y hay que vivirla”

Cuando escucha adjetivos como rey, icono o leyenda, ¿se llega a sentir uno superior al resto? No, no, no. El único rey que hay se llama Cristo. Yo simplemente soy un obrero, un soñador que todos los días trabaja duro. Es un privilegio que todavía esté aquí, así que me quito el sombrero ante los millones de personas que apoyan lo que hago. No esperaba que esto pasara.

¿Cree que aún durará mucho la fiebre por la música urbana? Sí. El género urbano acaba de comenzar. Creo que parte del éxito del género es que nosotros nos atrevemos a hacer cosas diferentes de esas fusiones distintas. Es un trabajo que necesita continuidad para que, todas esas personas que, quizá, tengan aún dudas, puedan entender que ya es un género establecido.

“Estoy en pañales, sigo madurando y sigo siendo un estudiante que aprende diariamente”

¿Se puede ser reguetonero y no caer en el machismo o la grosería? Cada cual presenta su proyecto como quiere. El tiempo te da la oportunidad de madurar. Yo no me arrepiento de nada de lo que hice, porque fue básico para estar donde estoy hoy, pero en este momento trato de cuidar todo lo referente a eso. Pero la historia de cada artista es diferente y hay que vivirla.

Wisin.
Wisin.
LA BASE

¿Molesta entonces que metan a todos los artistas en el mismo saco? No. Trato de no estar pendiente en lo que hacen otros artistas, y me centro solo en enfocarme en mi meta y en trabajar duro para conseguirla. Soy un soñador.

Un soñador y, dicen, también un romántico. Sí, lo soy. Me encantan los boleros, por ejemplo. Me fascinan, porque demuestro que podemos convivir sin importar el género musical que sea.

“Estoy seguro de que cuando la pandemia termine vamos a rumbear el doble”.

¿Se considera un modelo a seguir? Estoy en pañales, sigo madurando y sigo aprendiendo. Cuando trabajamos en el arte tenemos la oportunidad de crecer, porque todos los días aprendemos algo nuevo. Sigo siendo un estudiante y sigo aprendiendo de todos estos cambios tecnológicos y analizando todas las herramientas para seguir haciendo cosas grandes.

¿Ha sido la pandemia una buena bofetada? A todo el mundo nos ha afectado. Nosotros extrañamos demasiado los conciertos en vivo, poder girar e ir a diferentes ciudades y sentir el cariño de su gente. Eso no se puede comparar con nada. Esperemos que esto pase pronto.

“Quiero dar las gracias a toda la gente de España por apoyar de manera honesta nuestro género”

¿Cree que hay ganas de divertirse y dejar todo esto atrás? Estoy seguro de que cuando todo esto termine vamos a rumbear el doble (risas).

WISIN

  • Juan Luis Morera Luna, más conocido como Wisin (Puerto Rico, 42 años), es un rapero, cantante, y productor discográfico que ha lanzado cinco álbumes de estudio como solista y nueve junto a Yandel, con el que formó dúo durante casi 15 años, además de autor de ‘hits’ como ‘Rakatá’, ‘Escápate conmigo’ o ‘Vacaciones’. En televisión, es ‘coach’ de ‘La Voz’ en EE UU.

¿Qué opina de España? Estoy muy feliz de lo que está ocurriendo allí. Quiero dar las gracias a toda su gente por apoyar de manera honesta nuestro género. Y eso es lo que hace que sigamos creciendo, que países como España apoyen de manera masiva nuestra música.

¿Tiene en mente alguna colaboración con un artista español? Las cosas pasan de manera espontánea. Sería un gran honor colaborar con gente española, porque hay mucho talento, y es lo que me gusta, unir banderas.