‘Juncal’, la serie de Paco Rabal y Jaime de Armiñán que es albacea de una era

‘Joyas de catálogo’ es una sección en la que todos los jueves recomendamos alguna serie completa incluida en el catálogo de las plataformas de streaming.

Disponible en: RTVE a la carta y el canal de YouTube de RTVE Archivo.
Temporadas: 1 (7 episodios).
Creador: Jaime de Armiñán.
Año de producción: 1988.

Juncal, como reza el pasodoble que introduce cada episodio, es un torero
más artista que Belmonte y más valiente que Espartero. O lo era, pues recibió una cornada fatal y ahora cojea, vejete, por las calles de Sevilla mendigando chatos de vino y rosquillas, ufanándose sin medida de sus viejas hazañas en el ruedo y seduciendo a alguna que otra joven. El punto de inflexión en la decadencia del matador que supone verse de patitas en la calle y con lo puesto por una de sus correrías da comienzo a este relato costumbrista con cierto tinte cómico.

Juncal reunió al director madrileño Jaime de Armiñán y al legendario intérprete murciano Paco Rabal por primera y penúltima vez para la televisión (su última colaboración en la pantalla pequeña fue en La gloria nacional, en 1993). Ver los siete episodios de apenas una hora que componen Juncal es una buena manera de homenajear a la pareja de artistas: el primero cuenta ya 93 años; de la marcha del segundo se cumplirán pronto diecinueve.

Salvando las distancias con una tradición, la tauromaquia, que no tiene cabida en el mundo de hoy en tanto que eso mismo, tradición, la serie (que TVE rodó en 1988 y emitió al año siguiente) funciona como albacea de una parte inalienable de la cultura española. Según el teórico Duncan Wheeler, además, Juncal es legataria de un momento único en la televisión de nuestro país, pues acumula una independencia política del todo impensable en las cadenas privadas que llegarían a España apenas un año más tarde. Dominguín, recordemos, era comunista.