Actualidad 17 Feb

La contaminación ambiental causa al menos 9 millones de “muertes prematuras” por año en todo el mundo, el doble del número de decesos que provocó la pandemia de coronavirus en sus primeros 18 meses, según un informe de Naciones Unidas.

Además, una de cada seis muertes está relacionada con enfermedades causadas por la contaminación, cifra que triplica la suma de las muertes por SIDA, malaria y tuberculosis, y multiplica por 15 las muertes ocasionadas por las guerras, los asesinatos y otras formas de violencia.

En su último informe del 12 de enero denominado “Derecho a un medio ambiente limpio, saludable y sostenible: el medio ambiente no tóxico” el Relator Especial sobre la cuestión de las obligaciones de derechos humanos relacionadas con el disfrute de un medio ambiente sin riesgos, limpio, saludable y sostenible, David Boyd, sostuvo que la producción de sustancias químicas se duplicó entre 2000 y 2017. Advirtió que se espera que se duplique para 2030 y se triplique para 2050, produciéndose la mayor parte del crecimiento en los países no miembros de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE).

Mientras la emergencia climática, la crisis mundial de la biodiversidad y la Covid-19 acaparan los titulares, la devastación que la contaminación causa en la salud, los derechos humanos y la integridad de los ecosistemas sigue sin suscitar apenas atención“, afirmó Boyd.

El funcionario alertó también que “la contaminación y las sustancias tóxicas causan al menos nueve millones de muertes prematuras, el doble del número de las causadas por la pandemia en sus primeros 18 meses”.

Entre los motivos de preocupación recientes figuran las sustancias perfluoroalquiladas y polifluoroalquiladas, los alteradores endocrinos, los microplásticos, los plaguicidas neonicotinoides, los residuos farmacéuticos y las nanopartículas, entre otras. Las sustancias perfluoroalquiladas y polifluoroalquiladas se las conoce como “sustancias químicas eternas” debido a su persistencia en el medio ambiente.

La industria química agudiza la emergencia climática al consumir más del 10 por ciento de los combustibles fósiles producidos en el mundo y emitir unos 3.300 millones de toneladas de gases de efecto invernadero por año.

De acuerdo al estudio, los países de ingreso bajo y mediano son los más afectados por las enfermedades relacionadas con la contaminación, pues allí suceden casi el 92 por ciento de las muertes por esta causa. Además, más de 750.000 trabajadores mueren anualmente debido a la exposición a sustancias tóxicas en el entorno laboral, entre ellas el amianto y el arsénico, entre otros elementos.

Matilde Moyano

Comments are closed.