Michael Chiklis, tres décadas al servicio de la ley

El próximo lunes llega a AXN Coyote, una producción ambientada en la frontera entre Estados Unidos y México que narra la historia de Ben Clemens, un agente de la patrulla fronteriza que se jubila después de 32 años de servicio y una serie de circunstancias le llevan a trabajar para las mismas personas contra las que ha luchado durante toda su carrera. Michael Chiklis (The Shield) es el actor elegido para meterse en la piel de este hombre al que su nueva situación le obligará a cuestionarse sus creencias y las normas a las que ha dedicado su vida.

A pesar de su aspecto bonachón y afable, Chiklis es un habitual en los roles policiales y a lo largo de sus treinta años de carrera televisiva se ha puesto en la piel de un agente de la ley hasta en cinco ocasiones, cuatro de ellas como protagonista. Papeles muy diferentes que le han llevado a convertirse en un rostro conocido de la pequeña pantalla y ha demostrar que bajo su apariencia bondadosa se esconde un intérprete capaz de todo.

A finales de los años ochenta, Stephen J. Cannell y Stephen Kronish decidieron convertir a Tony Scali, el 30º Comisionado del Departamento de Corrección de Nueva York, en el protagonista de una serie de televisión. La cadena CBS quedó encantada con la propuesta, pero para el papel protagonista buscaba un guaperas alto y de rasgos italianos que conquistase a la audiencia a primera vista. Fue algo a lo que Cannell y Kronish se negaron porque no tenía nada que ver con Scali y emprendieron su propia búsqueda. Encontraron a Chiklis pero el actor, que hasta entonces solo había interpretado papeles secundarios, tuvo que esperar casi un año para empezar a trabajar en la serie. Y lo consiguió cuando los creadores, hartos de esperar el visto bueno de la cadena, se llevaron la serie a ABC.

Durante cinco temporadas, The Commish -que en España se emitió en los canales autonómicos con el título de El Comisionado- se ganó el corazón de los espectadores gracias a la historia de un profesional entregado en la que el drama y la comedia se sucedían de una forma que ahora nos resultaría descabellada. Porque Tony Scali era un padre de familia y un policía que, a diferencia de los roles posteriores del intérprete, se caracterizaba por su buen humor y su visión creativa de los casos. No obstante, las tramas siempre derivaban en situaciones dramáticas propias de un agente de la ley, como el suicidio, la drogadicción, el abuso infantil o la inmigración ilegal, un contraste en el que el talento de Chiklis fue fundamental para diluir la indefinición en la que se movía la serie, que se impuso en la guerra de audiencias de la noche de los sábados.

(Fuente: FX)

Seis años después, y con el fracaso de una sitcom de por medio, Vic Mackey se cruzó en el camino de Chiklis. Pero en esta ocasión no era la cadena quien tenía dudas sobre su papel protagonista, sino el creador de la ficción, Shawn Ryan. Y es que el sobrepeso y la incipiente calvicie hacían del intérprete una elección demasiado vieja para lo que había planificado. Chiklis, sin embargo, apareció en la audición después de haber perdido algunos kilos y ganado músculo, además de haberse rapado la cabeza. Una nueva apariencia que, unida a la calidad de la prueba, terminaron por convencer a Ryan quien, incluso, se sirvió de su aspecto para aportarle a la personalidad Mackey una vertiente humana (en el aspecto familiar) que se ganó la empatía del espectador.

En marzo de 2002, FX estrenó The Shield (que en España llevó el subtítulo de Al margen de la ley y pudo verse en AXN a partir de noviembre de 2003), una producción que seguía los pasos de una división del departamento de policía de Los Ángeles que tenía que combatir la violencia de las bandas, el tráfico de drogas y la prostitución. Y, con Vic Mackey a la cabeza, lo hacía con métodos poco convencionales y sacando provecho de sus incautaciones. La serie mostraba un nivel de brutalidad policial y corrupción que no eran habituales en la televisión pero que se mantuvo siete temporadas en antena. Le sirvieron a Chiklis para ganar un Globo de Oro y un Emmy que el actor dedicó, entre otros, a Shawn Ryan, por escribirlo “y darme la oportunidad no solo de reinventarme si no de dar vida a Vic Mackey”.

Tras encarnar al policía corrupto por excelencia, Chiklis interpretó un papel mucho más amable, y heroico, en la dramedia creada por Greg Berlanti, No Ordinary Family. En esta ocasión su personaje, Jim Powell, era un dibujante que trabaja en el departamento de policía. En un intento por recuperar los momentos de calidad con sus hijos y su mujer hacen un viaje a Brasil, pero un accidente de avión provoca que tanto él como su familia adquieran superpoderes. Y, desde ese momento, se dedica a luchar contra el crimen, a pesar de los esfuerzos de sus compañeros de departamento por detenerlo.

Con Julie Benz interpretando a su esposa, ambos destacaron por encarnar papeles diferentes a los habituales y las críticas iniciales fueron mayoritariamente positivas. El estreno de la producción consiguió congregar diez millones de espectadores, pero a lo largo de la temporada fue perdiendo audiencia, terminando en casi la mitad, y fue cancelada con una única temporada de 16 episodios.

(Fuente: FOX)

Hasta la llegada de Clemens y Coyote, el último papel policial encarnado por Michael Chiklis fue el de Nathaniel Barnes, el capitán del Departamento de Policía de Gotham. Fanático de la ley y el orden, es un hombre tan dedicado a su trabajo que no tiene miedo de hacer enemigos ni en la comisaría ni en las calles. Su carácter comprometido e inquebrantable conquista a James Gordon, el detective protagonista, y le convierte en su mejor aliado para acabar con el crimen que campa a sus anchas por la ciudad.

Sin embargo, aquel comienzo de relación profesional tan prometedora se truncaría: mientras investiga la escena de un crimen, Barnes se infecta con la sangre de una villana y termina pasándose al lado oscuro, mostrando un comportamiento agresivo y violento y una mentalidad en la que su inquebrantable fe en la justicia ha desaparecido para convertirse en juez y verdugo de sus víctimas. Se trataba de un personaje episódico en los cómics en los que se basaba la serie que, sin embargo, adquirió bastante peso en Gotham, manteniéndose durante dos temporadas que sirvieron para que Chiklis aunase en un único rol las dos caras de la ley que, hasta entonces, había representado a lo largo de su carrera.

‘Coyote’ se estrena el 25 de enero en AXN.