Plácido Domingo vuelve a tomar la batuta en el Bolshói para dirigir ‘La bohème’

El tenor español Plácido Domingo se volverá a adueñar hoy de la batuta de la orquesta del Teatro Bolshói de Moscú, esta vez para dirigir la ópera La bohème y transmitir a ella su energía personal.

“Para mí es más que una alegría, para mí es un gran honor que un maestro como Plácido Domingo dirija la orquesta en mi mise-en-scène”, declaró a EFE Jean-Romain Vesperini, director de la puesta en escena de La bohème, de Giacomo Puccini, en el más importante teatro de Rusia. 

Vesperini recordó que Domingo tiene “mucha experiencia” con La bohème, donde ha interpretado los principales papeles, al afirmar que “ofrece a esta puesta en escena su energía” personal.

Es la energía que requiere este espectáculo, ya que sin ella la ópera no funciona, se pierde su concepto. Yo quería transmitir la energía de París en esta puesta moscovita, y Domingo como director de orquesta es capaz de transmitirla”, afirmó.

Porque la versión moscovita de La bohème es particular y destaca no solo por transmitir mejor el ambiente bohemio del París decimonónico que la puesta en escena parisina de la ópera, sino también por su diseño escenográfico, que genera una atmósfera más íntima en la que los personajes adquieren mayor relieve, según Vesperini.

“Para mí es importante cuando el director de orquesta y el director de escena saben cómo trabajan los cantantes, qué necesitan. Y Plácido Domingo lo sabe, porque cantó estos papeles en el Metropolitan, en París, y en otros lugares”, constató Vesperini.

Opinión con la que concuerda la soprano rusa Aida Garifúlina, quien interpreta el personaje de Musetta y considera a Domingo como su “mentor y maestro”.

“Incluso cuando él no dice nada yo lo observo y aprendo de él. Y claro está, él da consejos y yo me siento muy cómoda con él como director de orquesta“, afirmó en el Bolshói.

Plácido Domingo viaja cada vez más a menudo en Rusia, que le recibe con los brazos abiertos pese al escándalo sexual que desde hace más de un año le mantiene fuera de los principales escenarios del mundo.

En octubre pasado, en plena pandemia del coronavirus, debutó como director de orquesta en el Bolshói con la ópera Manon Lescaut y durante esta temporada, además de dirigir La bohème hoy y el sábado, también cantará en abril como barítono en las óperas Don Carlos y La traviata, ambas de Giussepe Verdi.