Qué podemos esperar del resto de la temporada 5 de ‘Lucifer’

Este artículo se ha escrito tras ver la primera parte de la quinta temporada de ‘Lucifer’ y contiene spoilers

Dios existe. Los que hemos visto a Padre ya sabemos que es negro, tiene cara afable y no le gusta que sus hijos se peleen (a buenas horas). Y es que la primera parte de la quinta temporada de Lucifer nos deja con una última escena preciosa (no uno, sino tres ángeles con las alas desplegadas) y la voz paterna que se alza en lo alto acompañada por una luz cegadora y el creador poniendo orden.

Lo último del señor de los infiernos es el final de un recorrido con el que llevamos muchos años y la guinda a una evidencia: esta ya no es una serie sobre el ángel caído; es mucho más coral y Dios ha ido cogiendo cada vez más importancia, habiéndose construido ya todo un perfil para él.

(Fuente: Netflix)

Si algo hemos visto esta temporada ha sido la pérdida de papeles de Amenadiel como padre primerizo. La serie aprovecha el hecho de que esté expuesto a más peligros que los ordinarios para caricaturizar los nervios de alguien inexperto cuidando a su hijo. Es divertido y nos ha dado escenas graciosas, como verle correr al médico por un simple resfriado, pero hay más.

Si Charlie enferma, ¿significa eso que es un niño normal? Nos hemos pasado los últimos episodios viendo que se daba por sentado que ese niño era especial, que sería un ángel, que podría moverse entre los mundos y, sobre todo, que su vida no se regiría por las limitaciones mortales. Queda mucho margen de maniobra para que sea otro algo distinto, y si algo nos enseñó Hércules, es que aún pueden pasar muchas cosas mágicas. Por lo pronto, parece que vamos a tener dramas paternos para rato.

(Fuente: Netflix)

El arcángel Miguel parece que ha venido para quedarse. Hemos visto que se la tiene jurada a Lucifer, que quiere destruirlo y que ya ha tenido un montón de intentos fracasados por acabar con él. Pero por el camino nos han mostrado algo muy jugoso: es el único que puede hablar directamente con Dios. Este no escucha a nadie más y su opinión tiene más peso que la de cualquier otro del cielo. Dios es influenciable, y parece que detrás de esa influencia está alguien perverso capaz de todo para acabar con su hermano.

Ahora queda por ver si Padre se pone a controlar a sus hijos o si les continúa dejando hacer. De ser así, podemos acabar viendo una batalla épica entre dos ángeles a cara descubierta. No serían los primeros hermanos bíblicos que se pelearan y acabaran mal.

(Fuente: Netflix)

Chloe es un regalo de los cielos. No quiero decir que sea inteligente, ni guapa, ni lanzada, es que literalmente fue creada para poner en crisis a Lucifer. Normal que se enfadara al saberlo; tus sentimientos son una especie de Show de Truman manoseado por alguien superior que, encima, es tu padre.

Lo primero que hace pensar (además de lo retorcido de regalar personas, pero ese es el rollo de Padre) es que su relación no es de verdad, o sí, pero no voluntaria. Hubieran hecho lo que hubieran hecho, estaban predestinados a acabar juntos. ¿Es todo un teatro? Contando con que estamos a una temporada y media del final de la serie, este podría ser un punto determinante para guiar el cierre de una historia que llegará a tener seis temporadas.

Las cinco temporadas de ‘Lucifer’ están disponibles en Netflix.