La nueva serie de Amazon Prime Video basadas en las novelas de Jack Reacher, ha espantado el recuerdo de las películas de Tom Cruise con una interpretación más fiel y con los pies en la tierra, abrazando su naturaleza de cine de serie B auténtico y sin las aspiraciones de “cine de acción de prestigio” de Christopher McQuarrie. La temporada 1 de ‘Reacher’ se compone de ocho episodios magros, sin minutos innecesarios. y orgullosos de sus raíces de novela pulp.

No es de extrañar que la propuesta haya sido un éxito, la temporada 2 fue confirmada por Amazon solo unos días después del lanzamiento y no solo ha contentado a los fans de las novelas por su acertado cambio en el casting, con altas valoraciones en webs como imdb o Rotten Tomatoes, sino de todo tipo de espectadores casuales que echaban de menos una historia con ecos al buen cine de acción inteligente de los 70, con violencia, humor y que se detiene lo justo en las partes dramáticas que otras series de su estilo fuerzan para “elevar” su producto.

Conspiración y fantasía militar

El concepto de ‘Reacher’ se puede resumir en “un hombre gigante, muy inteligente, que resuelve crímenes y rompe huesos” y bajo esa premisa tan simple se dedica a establecer una historia intrigante lo suficientemente ágil para que cada episodio ofrezca exactamente lo que define la premisa principal. Para ello la franquicia vuelve a su kilómetro cero y adapta ‘Zona peligrosa’ (Killing Floor, 1997), la primera novela en la que vemos al personaje, que es introducido caminando por Margrave, Georgia, cuando es arrestado bajo sospecha de asesinato. El detective jefe, Finlay, y uno de los oficiales, Roscoe, simpatizan con él, aunque continúan con su investigación.

Cuando comienza a caer algún cadáver más y se prueba la coartada de Reacher, este decide quedarse y ayudar a descubrir qué está sucediendo en el pequeño pueblo, ya que la primera víctima resulta ser su hermano y se propone vengarle. El soporte del municipio está financiado por un gran industrial llamado Kliner que parece tener que ver con asuntos turbios que están pasando bajo el radar, destapándose el lugar como madriguera llena de funcionarios corruptos, dinero falsificado, sicarios sudamericanos y misteriosos sacos de alimento para animales envueltos en un misterio que pondrá en problemas a los protagonistas.

Reacher Jack Amazon Prime Scaled Reacher Jack Amazon Prime Scaled

No vamos a andarnos con rodeos, la mayor atracción (y descubrimiento) de ‘Reacher’ es el maravilloso trabajo de Alan Ritchson como protagonista principal al retratar al ex militar de mente brillante. Tanto por el imponente físico con el que afronta al personaje — sí, el lenguaje corporal también forma parte del mundo de la interpretación— como por la forma en la que expone meticulosamente sus teorías y observaciones. El actor de esa locura de serie que fue ‘Blood Drive’ (2017) proporciona todo lo que la versión de Tom Cruise no pudo, y no solo porque de la impresión de que se podría comer al actor de ‘Top Gun’ (no figuradamente) de un bocado.

Un equilibrio perfecto de thriller, acción y cafrada sangrienta

Alan Ritchson está sencillamente perfecto como sosías corpulento del hombre sin nombre de los westerns de Leone, con sonrisa socarrona y determinación letal. Es parco en palabras y con un humor muy cabestro, no tiene escrúpulos para machacar y deshacerse de los malos, suelta frases lapidarias solo cuando toca, y confirma un carisma lacónico y tranquilo en la estela de los grandes duros-caricatura del cine de acción. Malcolm Goodwin es el contraste perfecto con su enfoque más sereno y remilgado.

La química entre ambos lleva directamente a pensar en la de los dos policías de ‘Arma Letal’, con intercambios de diálogos que a veces da la impresión que han pasado por el filtro de Shane Black, y se completa con Willa Fitzgerald, una policía muy inteligente e ingeniosa que puede manejarse sola en una situación difícil y entre los tres interactúan de forma que da pena que no se vaya a repetir en la siguiente adaptación, dada la cualidad antológica de las aventuras de las novelas de Jack Reacher.

Finay Finay

En ‘Reacher’ hay parte de procedimental e investigación criminal tradicional, pero funciona más como un violento hardboiled rural que combina un tono de conspiración a lo ‘Cop Land’ con el sentido lúdico de las buddy movies de los 80. Hay una vuelta al cine de vieja escuela en pueblos norteamericanos corruptos como ‘Pisando Fuerte’ (Walking Tall, 1973) y sus secuelas, que también tuvo remake con Dwayne Johnson. Y aunque más que el cine de acción actual recuerde a películas de Bud Reynolds de los 70, todas las secuencias de mamporros están coreografiadas de forma excepcional.

No hay gato por liebre

El enfoque en los puntos de impacto es claro y convierten en un pequeño espectáculo cada escena con Reacher en pantalla, con momentos memorables como el plano secuencia en el que entra a por unos guantes y la persecución posterior, la escena del maletero, la emboscada a lo ‘Commando’ (1985) y todo el clímax en el almacén. No da nada nuevo que no hayamos visto en ‘Banshee’, y su historia de alcaldes sórdidos, empresarios serenos y policía con rincones oscuros es tan poco innovadora como la de cualquier novela de serie B, pero lo cierto es que no todas las series hacen que sea tan vibrante.

La versión de ‘Reacher’ de Amazon no tiene más aspiraciones que ser eficiente y sus minutos avanzan a un ritmo constante sin que haya la temida sensación de relleno tan habitual en series de la plataforma con más prestigio. Está dirigida como una máquina bien engrasada con nombres como Lin Oeding, Thomas Vincent, Christine Moore, Stephen Surjik, Sam Hill, Norberto Barba, Omar Madha y la británica M.J. Bassett, además es una adaptación que los seguidores de los libros encontrarán impecable.

Reacher Reacher

La banda sonora está llena de canciones de blues y rock añejo que combinan de forma orgánica con sus texturas polvorienta y espíritu analógico, aumentando el sabor a neowestern urbano con ultraviolencia y fugas de humor incorrecto que nunca dejan que se rompa la ilusión de tomarse en serio los conflictos que plantea. Como la propia declaración de intenciones de la camiseta color liso de su protagonista, ‘Reacher’ no engaña, es básica, sencilla, pero también infalible y un aviso de que no hay nada impostado ni falso, no quiere venderte Dior cuando lo que ibas buscando era Zara.

Comments are closed.