Si tenéis que mandar por ahí a los críos, que sea al ‘Campamento mágico’