Hace apenas unos días se habló mucho de las grandes cantidades de dinero que estaba pidiendo la gente por copias en VHS de ‘El rey león’ y otras películas de Disney.  Bien poco tardó en saberse qué había truco y nadie iba a pagar esas cantidades, pero ahora ha saltado la noticia de que una copia de ‘Terminator’ en el mismo formato se ha vendido por 32.500 dólares este mismo mes, lo cual vendría a equivaler a unos 28.653 euros.

Como es lógico, no se trata de una copia sin más de la película de James Cameron, pues es una unidad de la primera edición en VHS de ‘Terminator’ en Estados Unidos en un gran nivel de conservación. La venta se ha realizado a través de la web ComicConnect y está siendo comentada en muchos medios, pero hay algo en ella que resulta sospechoso.

La venta se concretó tres días después de que se pusiese la venta en formato de subasta, pero lo cierto es que no hubo ninguna guerra entre varios compradores que disparase el precio hasta los 32.500 dólares. En realidad, solo hubo una puja que se fue directamente hasta ese cantidad, ¿un comprador misterioso que la deseaba tanto que no quería competencia o tal vez una forma de empezar a elevar el precio de los VHS en el mercado de coleccionista?

¿Venta legítima o táctica especulativa?

A favor de la idea de una venta legítima tenemos que el formato vhs estaba muy poco extendido cuando apareció esta primera edición de ‘Terminator’ en Estados Unidos. Las copias en ese formato se vendían a una media de entre 50 y 100 dólares, no siendo hasta varios años después cuando el precio de venta al público bajó de forma considerable, coincidiendo con la explosión de popularidad del formato.

Sin embargo, ninguna copia de ‘Terminator’ se había vendido hasta ahora a un precio remotamente similar. Siempre queda la opción de un encaprichamiento, pero existen otros precedentes como el mundo del cómic o el de los videojuegos retro que invitan a pensar en la posibilidad de que el coleccionismo de VHS vaya camino de entrar en una burbuja de precios.

En este vídeo tenéis una buena explicación de lo que ha sucedido durante los últimos años en el mercado de los videojuegos retro. En apenas cuatro años, el precio récord pagado por un videojuego pasó de 30.000 dólares a 2 millones de dólares, siendo además una copia del mismo videojuego.

Supermario Supermario

Esto se debe a múltiples intereses cruzados, desde los especuladores deseando conseguir una mayor cantidad de dinero por los títulos que pone a la venta hasta las casas de subastas, que se llevan un porcentaje del precio de la venta. Todos contentos, incluida también la empresa encargada de certificar el estado de conservación, lo cual juega un papel clave en el precio que pueda alcanzar el artículo en cuestión.

Bueno, el comprador que tiene que pagar de más seguramente no tanto, aunque igual simplemente lo había adquirido con la intención de revenderlo más caro tiempo después. No busquemos inocentes donde quizá no los haya.

Terminator Cartel 1984 Terminator Cartel 1984

Ya comentaron nuestros compañeros de Magnet en el caso de ‘El rey león’ que no dejaba de ser un ejercicio de especulación y basado básicamente en la nada. Con esta compra de ‘Terminator’ vamos un paso más allá, pues ya no es que se esté vendiendo sin que hay mercado a ese precio. La gran duda ahora es si esto tendrá o no continuidad. De ser así, ya tenemos sucesor para los videojuegos retro y preparaos para leer noticias sobre ventas a precio récord cada poco tiempo.

Eso sí, serán copias de ediciones inusuales, la que puedas tener en casa de una tirada millonaria del momento de apogeo del vhs seguirá valiendo tan poco como hasta ahora. Entre muy poco y nada.

Comments are closed.