‘The Crown’: todo lo que sabemos de la quinta temporada

Después de una cuarta entrega que nos ha sumergido en la azarosa década de los 80 de la familia real británica ya tenemos la vista puesta en lo que nos espera en la próxima temporada de The Crown. Y aunque el secretismo es absoluto, en los últimos meses se han conocido diversas informaciones sobre lo que podremos ver en los nuevos episodios de la producción de Netflix. Una entrega que, a pesar de que se había especulado con lo contrario, no será la última.

Como es habitual en la ficción de Peter Morgan, entre las novedades que nos esperan está un elenco principal completamente nuevo. Tras una temporada tan redonda como la cuarta será una pena perder de vista a Olivia Colman, Helena Boham-Carter o Emma Corrin, pero las elegidas para dar vida a la reina Isabel, su hermana Margarita y Lady Di nos hacen soñar con lo que nos espera en los nuevos episodios. Esto es todo lo que sabemos sobre la nueva temporada de The Crown.

(Fuente: Netflix)

A pesar de la enorme expectación que produce el drama histórico de Netflix, la producción se ha tomado un descanso y no comenzará a rodar la quinta entrega hasta junio de 2021. Una mala noticia para los fans que nos dejará sin intrigas palaciegas y matrimonios desgraciados el próximo año. Pero no es la primera vez que sucede esto, ya que entre la segunda y la tercera temporada de la serie, cuando también se cambiaron los intérpretes, hubo otro descanso que provocó que no disfrutásemos de una nueva temporada en 2018.

Si para cuando comience el rodaje la pandemia está controlada, y no se producen nuevos retrasos, todo parece indicar que la quinta temporada se estrenará en noviembre de 2022, el mismo mes en el que llegaron a la plataforma de Netflix tres de sus cuatro temporadas (la segunda entrega lo hizo en diciembre). Y en ese año comenzará el rodaje de la sexta y última, que se estrenaría en otoño de 2023.

(Fuente: Netflix)

Netflix comenzó 2020 cargado de novedades y en enero dio a conocer quién tomará el relevo de Oliva Colman en el trono británico. Y la agraciada con semejante reto será la veterana actriz británica de ascendencia irlandesa Imelda Staunton, conocida por el gran público por su papel en las dos últimas películas de Harry Potter. Junto a ella, para recoger el testigo de Helena Boham-Carter, tendrá a Lesley Manville a la que hemos podido ver en Harlots y River. Y esta no será la primera vez que coincidan en una producción, ya que ambas trabajaron juntas en 2007 en la serie de la BBC Cranford.

En agosto se dieron a conocer otro par de fichajes, por un lado el de Jonathan Pryce, conocido mundialmente por su papel de Gorrión Supremo de Juego de Tronos, que interpretará al príncipe de Edimburgo. Y por otro el de la escogida para ponerse en la piel de Lady Di, que será Elizabeth Debicki, a la que este año hemos visto en la película de Christopher Nolan Tenet y en 2016 participó en The Night Manager.

Estos son los únicos personajes que han encontrado relevo oficialmente, pero se ha especulado mucho con los intérpretes que se pondrían en la piel del príncipe Carlos y de Camilla Parker Bowles, que ganará peso especialmente en la última entrega. Para reemplazar a Josh O’Connor el mejor posicionado es Dominic West (The Affair, The Wire) del que hace unos meses algunos medios publicaban que se encontraba en “conversaciones finales” con la productora, pero su fichaje todavía no se ha confirmado. Una apuesta mucho más clara que la de la segunda esposa del sucesor en el trono, un papel para el que se ha especulado con nombres tan dispares como Keeley Hawes (Bodyguard), Emily Watson (Chernobyl) o Katherine Kelly (Criminal: UK).

(Fuente: Netflix)

La mayor intriga, y probablemente la que más nos interesa ahora que ya le hemos puesto cara a buena parte del elenco, es el periodo histórico en el que se enmarcará la quinta temporada. Aquí es importante tener en cuenta las previsiones de Peter Morgan a la hora de afrontar la última entrega, ya que según han especulado los medios especializados la serie se cerraría en el año 2012, coincidiendo con el Jubileo de Diamante de la reina y la boda del príncipe Guillermo y Kate Middleton.

Según comentó el creador en un podcast, a la hora de afrontar la escritura del guion es necesario “al menos una década para separarnos de los eventos sobre los que se escribe”. Algo que vendría a confirmar la especulación sobre el desenlace en 2012, por lo que lo lógico sería pensar que la quinta entrega se ambientaría en la década de los 90 y la sexta en los doce primeros años del siglo XXI. Pero hay un detalle que ha echado por tierra nuestros cálculos. Y es que cuando se confirmó el fichaje de Elizabeth Debicki se anunció que participaría en las dos últimas temporadas de The Crown. Y, como todos sabemos, Lady Di falleció en 1997. Así que, a no ser que Morgan recurra a los flashbacks en la última entrega para “resucitar” a la princesa, es probable que la quinta temporada sea la más corta históricamente hablando, para que sigamos viendo con vida en la sexta temporada a Diana.

(Fuente: Netflix)

Dejando de lado las especulaciones temporales, los años noventa llegan cargados de eventos que podrían inspirar la escritura de Morgan, tanto política como monárquicamente. Como ha sucedido en la cuarta temporada, la nueva entrega podría empezar con el nombramiento del primer ministro, John Major, en noviembre de 1990. Dos meses después arrancó la Guerra del Golfo, a la que siguieron en febrero las bombas del IRA en dos estaciones de metro londinenses. En 1994 Tony Blair se convirtió en líder del partido laborista, que llegó a Downing Street en mayo de 1997. Y tres meses después el IRA declaró el alto el fuego.

En lo que se refiere a la familia real, la década fue mucho más azarosa y buena prueba de ello es que se anunciaron tres divorcios en menos de nueve meses. Los duques de York, los príncipes de Gales y la princesa Ana hicieron pública las rupturas de sus matrimonios entre marzo y diciembre de 1992. Calificado como Annus Horribilis por la propia reina, durante ese año también se publicó la controvertida biografía de Diana escrita por Andrew Morton y unas fotografías íntimas de Sarah Ferguson con un empresario. Además se produjo un incendio en Windsor, la princesa Ana se volvió a casar y el gobierno anunció que la reina pagaría impuestos a partir de 1993.

(Fuente: Netflix)

Ese año Diana anunció su retirada de la vida pública en diciembre y en enero de 1994 el príncipe Carlos hizo público su abandono del polo competitivo. En noviembre de 1995 la reina madre se sometió a una operación de reemplazo de cadera y la BBC emitió una entrevista en la que Diana hablaba del adulterio de su todavía marido, de su depresión y de su bulimia. Algo que provocó que en diciembre la reina escribiese una carta a Carlos y Diana, instándolos a divorciarse lo antes posible.

En 1996 llegaron las separaciones definitivas de los Duques de York y de Carlos y Diana y en junio de 1997 ésta subastó muchos sus vestidos, recaudando más de dos millones de libras que destinaría a obras de caridad. Dos meses después falleció en un accidente automovilístico en París. Pero, como ya hemos comentado, puede que la quinta temporada se detenga antes de llegar a este trágico momento. O no. Todavía tenemos mucho tiempo para especular, o descubrir, lo que nos espera en la próxima entrega de The Crown.