Todas las referencias de la escena inicial de ‘Territorio Lovecraft’

La primera escena de Territorio Lovecraft es una clarísima carta de presentación de lo que vamos a ver en los siguientes capítulos de la serie. Es un sueño de su protagonista, Atticus, en el que se mezclan su experiencia pasada en la guerra de Corea, que lo ha marcado psicológicamente de una manera más profunda de lo que él está preparado a admitir, con las historias que ha leído desde niño para evadirse de una realidad que le era hostil.

Esas historias eran los relatos de terror de H.P. Lovecraft o las aventuras exóticas de Edgar Rice Burroughs, historias en las que un hombre negro como él nunca tenía cabida, pero cuyo poder de atracción era tal, que se convirtieron en las favoritas de Tick. Era mucho más fácil seguir a John Carter en sus peripecias por Marte que enfrentarse a un padre abusivo o a la injusticia habitual que sufría su comunidad.

La serie destila todo eso en sus primeros tres minutos. De paso, también enseña cuál es su tesis, que es que el racismo es el verdadero monstruo y que, por desgracia, no es tan sencillo acabar con él. Lo hace en una escena en un glorioso colorido salido del technicolor, con el aspecto de una película de ciencia ficción de serie B de los 50 y repleta de guiños hacia todos esos títulos de los que Tick es fan fatal, aunque como le recuerda su compañera en el viaje en autobús, muchos tengan unas connotaciones racistas a veces poco veladas.

La entrada triunfal de Cthulhu. (Fuente: HBO)

La primera referencia de Territorio Lovecraft son las películas bélicas. El blanco y negro, la música y la pelea en la trinchera nos recuerdan a las cintas sobre acciones heroicas en las guerras mundiales, películas cuyos protagonistas siempre eran hombres blancos. Atticus mezcla ahí sus propias vivencias en Corea con las que ha podido ver en el cine ambientadas en las trincheras de la Primera Guerra Mundial, y la entrada del color en algunas explosiones ya nos indica que no estamos viendo un recuerdo, sino otra cosa.

Qué otra cosa queda clara en cuanto Tick sale de la trinchera al campo abierto. Aparecen los trípodes marcianos de La guerra de los mundos, unos platillos volantes verdes que podrían provenir tanto de Ultimátum a la Tierra como de incontables películas de invasiones alienígenas de la época… Hasta se aprecia al fondo a un soldado que parece haber salido directamente de una de romanos.

El golpe de gracia definitivo lo da una mujer pintada completamente de rojo que desciende desde una de las naves, y que es esa princesa de Marte a la que John Carter acude a ayudar en el libro que Atticus está leyendo en el autobús. Es también un aviso de algo que ocurrirá un poco más adelante, algo relacionado con el pasado del protagonista, que empieza a plantarse aquí.

La princesa le dice algo a Atticus que es interrumpido por la gran estrella invitada de esta primera escena, Cthulhu, el dios primordial más famoso de los creados por Lovecraft, y el que sirve como metáfora del racismo que el protagonista afronta en su día a día. A ambos los salva Jackie Robinson, el primer hombre negro que jugó en la liga profesional de béisbol, todo un héroe para su comunidad y de cuya vida se hizo una película en 1950, The Jackie Robinson Story, que proporciona la banda sonora a toda la escena.

Robinson destruye a Cthulhu de un batazo, solo para que vuelva a recomponerse y los amenace de nuevo. Como metáfora, es bastante directa, y deja claro cuál es el tema que la serie va a tocar. Y también que va a lucir muy orgullosa sus referencias al terror y la fantasía, y no va a pedir disculpas por ello.

‘Territorio Lovecraft’ está disponible todos los lunes en HBO España.