Vuelta a los coles (de las series españolas)

La relación de la ficción televisiva española con el público juvenil ha sido, como poco, bastante irregular. Si bien series como Compañeros, Al salir de clase o Física o Química supusieron grandes éxitos (lo siento, Nada es para siempre), nunca dejó de considerarse que no había hueco para muchos títulos de este tipo y que, además, eran productos que lo tendrían difícil para llegar a grandes audiencias.

Sin embargo, en una época en la que la fragmentación de la audiencia es una realidad y que los nichos son espacios a conquistar, el público juvenil, siempre ávido de una nueva moda a la que sumarse, se ha convertido en uno de los más jugosos para canales y plataformas. Y más cuando un fenómeno juvenil puede llegar, con conflictos universales, a chavales de la generación TikTok de todo el mundo.

Pero no es solo eso. El verdadero cambio en las series de instituto es que pueden ser lo que ellas quieran, todas diferentes entre sí, más allá de la clásica fórmula de exámenes, rolletes y tonteos con las drogas. Una serie de instituto puede ser un drama denso, un thriller acelerado o una inspiradora oda a la amistad. Y sí, Es mi vida o Skins fueron diferentes en su momento, pero eran gloriosas excepciones frente a la tónica general de replicar la estructura culebronesca de Sensación de vivir.

Igual que Euphoria y Por trece razones se parecen como un huevo a una castaña, las series juveniles españolas también han buscado personalidades muy diferentes. Mientras que Merlí: Sapere Aude mezcló las ganas de entender el mundo con las de comérselo (y follárselo), Élite optó por un shondismo bien entendido y SKAM España izó la bandera de la sororidad con su squad. Y ahora llegará a Televisión Española HIT para completar esta visión poliédrica de la vida en las aulas (y fuera de ellas), con una aproximación que se balancea entre lo apocalíptico y lo social y con un enfoque más duro.

Las series de adolescentes ya no son nada, como tampoco tiene sentido hablar de series de mujeres. Son series con adolescentes y series con mujeres, que es distinto. Pueden ser muchas cosas.