‘Yes, Minister’, cuando la política es un buen chiste